Imprimir sin imágenes
Puntos de vista 5 Febrero 2013
Comentarios 1 - último digitado en 5 Feb a las 8:42 PM
Tamaño texto
SONDEO

¡A corregir!

Luis Encarnación Pimentel

Ayudado por el propio accionar y un estilo personal que lo diferencian, el presidente Danilo Medina se convierte en el mejor vocero o relacionista público de su gobierno, afectado de un gran déficit en materia de comunicación.

En este aspecto, que fue clave en el posicionamiento de Danilo, en el logro de la candidatura, y finalmente en la conquista del poder, se ha experimentado un giro del cielo a la tierra tras de alcanzarse el objetivo. Parecería un contrasentido, pero -no siendo culpa de Medina, que sigue siendo el mismo y dando cátedra de hombre sencillo- el asunto se explica solo: el jefe de Estado está haciendo su trabajo, pero también está haciendo el correspondiente a muchos funcionarios de su gobierno, incomunicados o impenetrables. O sea, todo lo contrario de lo que debe observar un buen servidor público o alguien que desee imitar el ejemplo de su jefe o mentor político.

Solo que el presidente Medina con esfuerzo y estilo impresionantes haya compensado con creces el déficit de algunos encargados de áreas sensibles, como la de imagen, puede explicar la aprobación de un 82% que la última encuesta Gallup ofrece a la joven administración.

Cabría preguntarse, sin embargo, ¿por cuánto tiempo pudiera cantarse victoria y correrse la misma suerte? Si el trabajo -y el ejemplo- se les dejaren sólo al Presidente (y a los ministros Administrativo y de Agricultura, que dije y digo que son de los pocos en devolver llamadas) seguro que no sería por mucho tiempo. El problema de incomunicación oficial (por copia o mera coincidencia) parece haberse extendido a las jefaturas de la Policía Nacional (pese al buen vocero que tiene) y de la Marina de Guerra. En el primer caso, se recuerda que un exteniente con cáncer de colon que trató unas 20 veces de ver al general Polanco Gómez debió ir a un periódico para que llegara el mensaje al jefe y éste dispusiera una solución.

Respecto a la Marina, sabemos de alguien interesado en una cita con el vicealmirante Edwin Dominici, y ni siquiera con el asistente ha tenido comunicación.

Lo más que el interesado, que creo que es amigo personal del alto oficial, pudo lograr fue que un cabo de relaciones públicas tuviera la ocurrencia de decirle que “había que ir allá” para coordinar la cita. Definitivamente, algo no anda bien o no está en las mejores manos, en el gobierno. Es de lo malo que “¡hay que corregir!”. 

COMENTARIOS 1
Comentó: ELFANTASMA
De: Estados Unidos
Ha pensado ud, Sr Pimentel, cuanto trabajo haria un funcionario publico si le devuelve la llamada a cada dominicano que desea hablar con el? No creo que pueda hacer mucho, pues hablando con los que quieren ayuda, (trabajo, cuartos y otras cosas) no creo que le quedaria mucho tiempo para otras actividades. Vivo en los EEUU, pago un paquete de cuartos de impuestos y yo ni siquiera con el "Sindico" del caserio donde vivo puedo hablar.
5 Feb 2013 8:42 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Puntos de vista