http://images2.listindiario.com/image/article/413/680x460/0/AF21FF00-F7B9-4D1D-A72A-F53D6E79D442.jpeg
Listin Diario
23 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 7:03 PM
Puntos de vista 9 Enero 2013
Comentarios 2 - último digitado en 9 Ene a las 12:30 PM
Tamaño texto
FUERA DE CÁMARA
Víctor Grimaldi dijo lo que vio en comicios del 90
Compartir este artículo
César Medina
lobarnechea1@hotmail.com

Es absolutamente cierto lo que dice Víctor Grimaldi... Sus colegas y compañeros no podíamos entender que un joven periodista de su independencia y potencialidad apareciera involucrado en un partido, menos en una aventura política como el naciente PLD, liderado por un “viejo cascarrabias” que había dejado su futuro en el Partido Revolucionario.

Hablo de 40 años atrás, cuando la censura a una de sus crónicas por la dirección de El Nacional, donde trabajaba, provocó la protesta colectiva de todos los periodistas, y de allí nació La Noticia, dirigida por Silvio Herasme Peña y Radhamés Gómez Pepín. 

Víctor era en esa época uno de los periodistas que más prometía en un oficio con más riesgos que satisfacciones. Manejaba los fundamentos de la Economía, estaba en la televisión y era respetado por el liderazgo político, el empresariado y los propietarios y ejecutivos de los medios de comunicación.

No me consta la forma en que inició su estrecha relación con Bosch, pero posiblemente todo haya comenzado con las entrevistas que le hacía con frecuencia para su programa de televisión, especializado en temas económicos y política internacional.

Bosch no acostumbraba ir a los programas porque no empataba mucho con sus productores, pero la excepción siempre fueron Grimaldi y Miguel Hernández y su programa sabatino Cuarto Poder, del que se levantó un día y se marchó del estudio en medio de una entrevista, molesto por una pregunta que consideró capciosa sobre “la venta de chinos en Cuba”.

En la época el líder peledeísta se llevaba fatal con los periodistas, pero a nivel ejecutivo siempre tuvo muy buenos amigos en los medios. Era muy cercano a Rafael Herrera, a quien visitaba con frecuencia en su oficina del Listín.

Pero en la medida en que el Partido de la Liberación Dominicana fue tomando forma, Víctor Grimaldi estaba cada vez más cerca de su líder, hasta llegar a entablar una relación muy íntima, casi familiar. 

Y por eso termina en 1990 como jefe del centro de cómputos del PLD cuando todo indicaba que Bosch ganaría esas elecciones.

Contando votos...
El propio Grimaldi se ocupó en su carta del domingo de explicar las razones por las que llegó a dirigir el centro de cómputos del PLD, independientemente de su relación con Bosch.

Felucho Jiménez era entonces uno de los más influyentes dirigentes peledeístas y además candidato a síndico del Distrito Nacional en la boleta de su partido. 

Como era profesor de Economía de Grimaldi en la Universidad Iberoamericana, Felucho lo recomendó para que dirigiera el centro de cómputos que estrenaba por primera vez el PLD en un local cedido gratuitamente por Miguel Cocco en el segundo nivel de la editora Alfa & Omega, en la calle José Contreras.

Los equipos fueron aportados por el empresario Nene Ureña, entonces presidente de Bancomercio que tenía una subsidiaria en el campo Informático, Datocentro, y era amigo bastante cercano del profesor Bosch.

La mesa estaba servida para que el PLD ganara aquellas elecciones al sempiterno candidato reformista que buscaba reelegirse, el zorruno Joaquín Balaguer, que maniobró hábilmente para que la Junta fallara un caso pendiente: la legitimidad del PRD... ¿Peña o Majluta?

La sentencia fue oportuna y concluyente: ¡Peña era el dueño del PRD...! Pero la segunda parte del juego estaba pendiente: ¿Qué hacer con él...?

Bosch, el testarudo
Con el cuadro electoral prácticamente definido y faltando menos de dos meses para las elecciones de 1990, Peña Gómez visitó a Bosch venciendo una malquerencia de 20 años y le ofreció apoyo incondicional para que diera el puntillazo final a la reelección balaguerista.

Pero Bosch reaccionó con la emotividad acostumbrada y desechó ese apoyo: 

“A tí lo que te conviene es ser candidato de tu partido, Peña...” Y Peña le tomó la palabra, mientras Balaguer se reía a carcajadas en la parte atrás de la Máximo Gómez 25. 

El resto lo aportó la mañosería de siempre de los reformistas en la Junta... 

Y Víctor Grimaldi no tuvo otra alternativa que no fuera contar los votos que se echaron en las urnas. Pero la maledicencia se cebó en su contra...

¿Tiene él culpa de la derrota? 

COMENTARIOS 2
Comentó: FelixHirujo
De: República Dominicana
Bosch no actuó emocionalmente en 1990. Su proyecto era construir EL PARTIDO. Si aceptaba el apoyo de Peña o Majluta crearía confusión en el pueblo. Si algo que pinta de cuerpo entero esas intenciones de Bosch fue que durante 4 años no hablo de Matadero Electoral, como lo hizo en el 78,82 y 86.
9 Ene 2013 4:08 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: joseperez11279
De: Estados Unidos
Querido Cesar, estoy seguro que hubo al menos un encuentro entre Juan Bosch y Pena Gomez con miras a una alianza para sacar a Balaguer del poder en el 1990, pero eso de que Pena le ofrecio apoyo incondicional a Bosch debe ser revisado, analizado y corroborado por alguien mas porque no me convence.
9 Ene 2013 12:30 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña