¿Por qué condenaron a Leonel?

Manuel Rodríguez

De verdad que me causó sorpresa ver por televisión hace algunos días unos “juicios” y posterior condenas contra el ex presidente Leonel Fernández.

Yo me preguntaba, pero por qué es que lo están condenando?, qué hizo?, robó, mató a alguien, o mandó asesinar a una persona, se quedó con algunas propiedades del Estado Dominicano a su paso por la Presidencia, en fin me hice una serie de interrogantes acerca del por qué de la condena.

Confieso que en lo inmediato no encontré las respuestas que estaba buscando, por lo que quise hurgar más profundo a ver si las encontraba, y efectivamente, lo logré.

A Leonel Fernández lo condenaron porque al dejar el poder en el año 2000 la pobreza estaba en un 28 por ciento y cuatro años más tarde la encontró en un 43 %.

A Leonel lo condenaron porque al entregarle el poder a Hipólito Mejía a principio del nuevo siglo, el Producto Interno Bruto (PIB) del país estaba situado en 24 mil millones de dólares y a su regreso al poder en el 2004 la encontró en $22 mil millones (es decir, que en esos cuatro años no creó riqueza para el país, pero además de eso le quitó dos mi millones de dólares a la que existía) y el Presidente Fernández a su salida del poder el 16 de agosto de este año dejó el PIB en $57 mil millones.

A Leonel lo condenaron porque dejó le dejó a Hipólito Mejía la tasa de desempleo en un 13 por ciento, y la encontró, a su regreso a la primera magistratura, en un 20 por ciento y al dejar el poder la entregó en un 14%.

A Leonel lo condenaron porque cuando asumió de nuevo el Poder Ejecutivo en agosto del año 2004 la economía tenía un crecimiento negativo en -0.3 y revirtió esa tendencia hasta situarla a final de año en un 2 por ciento e iniciar una carrera de expansión de crecimiento en un 7% en promedio (en el año 2006 llegó alcanzar el 10.7 del PIB, el mayor en el mundo).

A Leonel lo condenaron porque afilió al Seguro Familiar de Salud más de 4 millones 500 mil dominicanos pobres, para que tengan derecho a la salud, implantando un verdadero sistema de Seguridad Social en el país, contrario a Hipólito Mejía que sólo pudo registrar la pírrica suma de 35 mil personas.

A Leonel lo condenaron porque dejó la deuda pública en el año 2000 en un 19% del PIB y a su regreso al poder la encontró en un 48 por ciento. Al finalizar esta última gestión Fernández la dejó en un 44% (incluido el déficit cuasi fiscal del Banco Central que le dejó Mejía), a pesar del contexto de crisis mundial en que la economía dominicana ha sentido los fuertes impactos.

A Leonel lo condenaron porque encontró el dólar a 56 por uno, pese a entregárselo a Hipólito a 16X1 en el 2000. A su salida del Poder Ejecutivo ahora en agosto lo dejó a 39 pesos por un dólar.

A Leonel lo condenaron porque instaló, entre centros de salud de primer nivel de atención y unidades de atención primaria, 2,700 unidades en todo el país.

A Leonel lo condenaron porque creó una verdadera plataforma legal nunca vista para combatir la corrupción como estructura en el Estado Dominicano y entre éstas podemos mencionar la Cuenta Única del Tesoro, Ley de Crédito Público, Ley de Compras y Contrataciones, Ley de Control Interno, Ley de Contraloría General de la República, Comisión Nacional de Ética y Combate a la Corrupción, Sistema Integrado de Administración Financiera del Estado, Ley de Dirección de Contabilidad Gubernamental, en total se crearon 316 proyectos para fomentar la transparencia, en cambio, a su antecesor no se le conoce ningún esfuerzo en esa materia.

A Leonel lo condenaron porque hizo todas las ciudades universitarias de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en cambio Hipólito Mejía no fue capaz de terminar ni siquiera la Biblioteca Central de esa casa de estudio.

A Leonel lo condenaron porque hizo los hospitales traumatológicos Ney Arias Lora y Juan Bosch, así como los de Cevico, Cenoví, Pimentel, Rodolfo de la Cruz Lara, entre otros.

A Leonel lo condenaron porque hizo el Centro Cardio-Neuro Oftalmológico y Trasplante, así como las salas de pediatría de todos los hospitales públicos del país.

A Leonel lo condenaron porque hizo la línea del Metro 1 y dejó la 2 “a tiro de hit”, así como el Corredor Duarte y reconstruyó la avenida Jacobo Majluta.

A Leonel lo condenaron porque hizo las carreteras San Cristóbal-Baní, El Coral, Boulevard Turístico del Este, Casabito-Constanza, Jarabacoa-Constanza, Bávaro- Uvero Alto, San Francisco- Tenares, y el Plan Nacional de Asfaltado en todo el país.

A Leonel lo condenaron porque construyó más de 15 mil viviendas en las 32 provincias del país y que fueron entregadas a personas pobres.

A Leonel lo condenaron porque la inversión extranjera en nuestro país alcanzó durante los años 2004 hasta el 2012 la suma de 15 mil millones de dólares, para un promedio de casi 2,000 mil millones por años, en cambio, durante la gestión de Hipólito Mejía fue de apenas $ 2,000 millones durante ese cuatrenio, para una media de 500 por años.

Amigo lector, viendo estos elementos que sustentan la culpabilidad en la condena que se le dictó en el juicio al ex presidente Leonel Fernández, yo he llegado a la conclusión de que el ex mandatario fue sentenciado por la frustración de algunos intelectuales del ala más conservadora de nuestro país, apoyado por algunos medios de comunicación que hacen un mal uso del ejercicio de la libertad de expresión para manipular a la opinión pública, y unos fósiles del periodismo que no entienden la nueva dinámica que juegan los medios comunicación social en una democracia, así como unos empresarios con la visión más retrógada que se haya visto, y una dirigencia de un partido de oposición lleno del más profundo odio y resentimiento hacia la figura política más grande de este siglo y cuidado…