Listin Diario
30 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 10:09 PM
Puntos de vista 28 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
IDEANDO
Prehistoria de la publicidad
Compartir este artículo
Heddel Cordero
@yahoo.com

“Apuntes para una historia de la publicidad” es un libro repleto de curiosidades.

Su autor, Eulalio Ferrer, revela las más insólitas prácticas prehistóricas de este oficio, las cuales, todavía hoy, se aplican conceptualmente.

La concepción de los símbolos para identificar negocios y servicios tuvo su origen, según el texto de marras, en la antigua Grecia. La piña, por ejemplo, indicaba una taberna, por el empleo que entonces se hacía de su resina en la elaboración de sus vinos. Una cabra, dibujada en el portón, era señal de una lechería.

Una balanza de pesar oro identificaba a un banquero.

Un hombre golpeando a un niño era signo de que allí había una escuela. En los lupanares, se colocaba en un lugar bien visible de la entrada, el nombre de la cortesana patrona, describiendo sus habilidades y encantos. Incluso, se destaca que en este tipo de comercio había mayor sutileza en su publicidad, pues conlas suelas de sus sandalias solían grabar sobre el polvo del caminio o de la calle, frases conminatorias y seductoras tales como: Sígueme! En Grecia es donde también se perfecciona el arte del pregonero.

Eulalio Ferrer señala que, según una cita de Heródoto, las caravanas de mercaderes babilónicos se valían de hombres-heraldos, de voz potente y clara pronunciación, para anunciar sus productos. Estos se caractericaban también porque instaban a los posibles compradores a entrar a través de frases halagadoras y sugestivas. Afirma Eulalio Ferrer que la figura de Esténtor, el gran heraldo de las olimpíadas helénicas, cuyos gritos, se dice, equivalían al clamor de cincuenta hombres juntos y de donde viene el adjetivo estentóreo, fue un portento del oficio y símbolo de la época.

Posteriormente, los pregoneros no sólo eran escogidos por la potencia de su voz, sino también por sus dotes persuasivas, apunta Eulalio. Dice Ferrer que en la prehistoria de la publicidad existe un documento declarado como el más antiguo de que se tiene noticia. Es el que se conserva en el Museo Británico, encontrado en Tebas, a través del cual se informa de la escapatoria de un esclavo y se promete una recompensa por su captura. El documento dice: Se ofrece una pieza de oro a quien lo devuelva a la tienda de Hapu, el tejedor, donde se tejen las más bellas telas al gusto de cada uno.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña