Puntos de vista 21 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
Tiempo para el alma
Josefina Navarro
josefinanavarrog@gmail.com

“Mi alma espera al Señor, más que el centinela la aurora” . 
Sal. 130: 6.

Nuestro clamor a Dios es un reconocimiento de que Él todo lo puede. Es una expresión de fe. Fe en que Dios es nuestro creador y dueño de la vida, fe en que de Él viene la esperanza, que tiene la potestad para perdonar nuestras culpas para abrirnos las posibilidades de la salvación. 

Nuestra oración de perdón, nuestras alabanzas y nuestras peticiones son un voto de humildad y de confianza sustentado sobre el entendimiento de nuestra pequeñez y de la inmensidad de Dios, de su misericordia, de su fidelidad, de su bondad y de su amor. 

Orar y esperar, amar y hacer, un trabajo diario en el que no debemos claudicar; no importa cuánto tiempo duremos, es una labor infinita y nuestra mejor comunicación con Dios.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Puntos de vista