Imprimir sin imágenes
Puntos de vista 2 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
IDEANDO

Pequeñas cosas

Heddel Cordero

Valorar las pequeñas cosas es una facultad que Dios nos da, pero que sólo descubrimos cuando el asombro nos sorprende.

Podemos cruzar varias veces al día por el malecón de la capital y jamás reparar en el “incansable vaivén de las olas” que nos brinda su rabioso espectáculo en el litoral de su frenética cadencia.

Raras veces asistimos a esos breves eventos que alegran el alma fugazmente.

La sensibilidad del hombre es la sensibilidad de Dios.

Hay sobre la tierra una gran cantidad de deleites sin cover, sin estridencia, sin arrugas sociales, sin protocolos, sin vestimentas. Son esas pequeñas cosas que sólo están ahí esperándonos para que las veamos en la plenitud de su mansa y natural desnudez.

El tibio abrazo de un abuelo cariñoso, la brisa que “suapea” nuestro rostro una mañana cualquiera, esa palabra oportuna que alienta y hace eterna y alegre la amistad, la palmadita de consuelo en la espalda de una pena, en fin, toda esa gratuidad de ternura y amor que nos asemeja a Dios, han sido concebidas para regocijo de nuestra contemplación.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Puntos de vista