Puntos de vista 2 Enero 2013
Comentarios 6 - último digitado en 2 Ene a las 3:49 PM
Tamaño texto

Seguridad ciudadana

Compartir este artículo
Félix Bautista

(3)

El último hecho de violencia ocurrido en el sector de Invivienda, del Municipio de Santo Domingo Este, de la Provincia Santo Domingo, pone de relieve una vez más la crisis de valores y violencia en la que vive la sociedad dominicana. 

La inseguridad ciudadana que actualmente afecta a todos los países del mundo, ha demandado de los gobiernos centrar gran parte de sus agendas políticas en buscar soluciones para enfrentar efectivamente este problema; en el caso de nuestro país demanda de una labor planificada y efectiva donde participe toda la sociedad.

Como especificamos en nuestro escrito anterior, la Universidad del Rosario, Colombia, definió tres modelos básicos de políticas públicas en cuanto a seguridad ciudadana: el modelo preventivo-disuasivo estadounidense, el modelo profiláctico de los países europeos, y el modelo de los “hábitos sanos” de los países en vía de desarrollo.

Pero luego de revisar los tres modelos vemos como cada uno de manera independiente presenta ciertas debilidades. El modelo estadounidense se centra más en un enfoque represivo de la criminalidad. Evidencia de esto es la alta tasa de personas privadas de libertad: de acuerdo al Buró de Estadísticas de Justicia de EEUU (Bureau of Justice Statistics), para el año 2011 el número de internos bajo la jurisdicción de las autoridades correccionales, estatales y federales, fue de 1,598,780 personas. Esta cifra es considerada una de las más altas en el mundo. 

El modelo europeo por su parte, presenta una orientación más preventiva, tratando de evitar el problema de la delincuencia antes de que este aparezca y se centre una estrategia de satisfacción de necesidades básicas que eviten el surgimiento del delito. Quizás el punto débil de este modelo sea la falta de atención a los problemas de delincuencia presentes.

Finalmente el modelo de los “hábitos sanos” de los países en vía de desarrollo, se enfoca más en factores externos, tratando de eliminar aquellos elementos que puedan inducir a una mayor tasa de criminalidad, dejando de lado la necesaria atención a la raíz del problema: el ser humano. Entendemos que lo ideal sería crear un sistema que combine los tres elementos que se dan en cada modelo, con un enfoque multilateral: formativo, preventivo y represivo. 

Tomando como referencia la cohesión de los tres modelos de seguridad ciudadana anteriormente establecidos, es necesario tener un sistema represivo eficiente que funcione como un elemento de disuasión para no cometer los delitos, que cuente con funcionarios altamente capacitados, en las cantidades necesarias y, sobre todo, con una remuneración justa. Esto implica una mejora en las partidas presupuestarias que se asignan a los cuerpos castrenses para impedir la corrupción y fomentar las buenas prácticas en el desempeño de sus funciones.

También es importante el enfoque que toman los países en vía de desarrollo en cuanto a la disminución o eliminación total de todos aquellos factores externos que puedan actuar como detonantes de la delincuencia.

Pero igualmente es imperativo acoger la filosofía de los países europeos de tratar de impedir el surgimiento del problema poniendo atención al ser humano, sobre todo en las primeras etapas de la niñez y la juventud.

Es por ello que muchos países han enfocado sus esfuerzos en una “educación en valores” para contrarrestar la idea creciente de que los individuos son definidos por lo que tienen materialmente y no por lo que son como personas. De acuerdo a Juan Ramón Mayor Pérez, jefe del Área de Inserción de la Fundación Internacional O’Belén de Azuqueca de Henares, Guadalajara, México, la educación en valores permite a las personas “adquirir y respetar normas, vivir en comunidad, desarrollarse personal y grupalmente, respetar al individuo y al grupo, analizar y transformar a la propia sociedad”. 

Estas son hoy, a la par de una educación de calidad, las demandas que se hacen a los sistemas educativos: que puedan formar no sólo profesionales, sino verdaderos seres humanos y ciudadanos que se guíen por principios éticos.

La educación en valores es una “inversión a largo plazo”. Sus frutos no se verán inmediatamente, pero es una apuesta segura de que en el futuro puedan cambiarse los patrones de conducta existentes, y demos pasos firmes hacia un mundo libre de violencia.

Nos atrevemos a pensar que esta fue la visión del constituyente dominicano al redactar el artículo 63 de nuestra Carta Magna. Específicamente los numerales 1 y 13 del referido artículo nos parecen bastantes claros y específicos en cuanto a la importancia que da la Constitución a una educación en valores.

El numeral 1 especifica que “la educación tiene por objeto la formación integral del ser humano a lo largo de toda su vida y debe orientarse hacia el desarrollo de su potencial creativo y de sus valores éticos”; mientras que el numeral 13 da un carácter de mandato constitución a “la instrucción en la formación social y cívica, la enseñanza de la Constitución, de los derechos y garantías fundamentales, de los valores patrios y de los principios de la convivencia pacífica”.  

La Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, por su parte, viene a fungir como el documento que establece la política del Estado en cuanto a seguridad ciudadana.

El Objetivo Específico 1.2.2 de la END 2030, se centra en “construir un clima de seguridad ciudadana basado en el combate a las múltiples causas que originan la delincuencia, el crimen organizado y la violencia en la convivencia social, incluyendo la violencia contra la mujer, niños, niñas y adolescentes, mediante la articulación de políticas de prevención, persecución y sanción.” 

Otras líneas de acción como la de fortalecer los sistemas de denuncia, atención y protección, diseñar políticas que garanticen la permanencia de la juventud en las escuelas, fortalecer el marco institucional y normativo para el control de las prácticas que inciden en el delito y la violencia, son métodos propios del modelo de “hábitos sanos” de los países en vías de desarrollo.

El impulso de un modelo de policía comunitaria, la profesionalización y fortalecimiento de los cuerpos represivos y de los organismos especializados que dan apoyo al Ministerio Público y la necesidad de que éstos se desenvuelvan con transparencia, idoneidad, lealtad y respeto de los derechos fundamentales de la población, son líneas de acción que responden al modelo norteamericano de involucrar a las comunidades en la lucha contra la criminalidad, y de contar con cuerpos de represión efectivos y capacitados.

Como vemos, República Dominicana ha dado los primeros pasos hacia la consecución de una política de seguridad ciudadana integral, inteligente; y que de ser aplicada de la forma correcta puede marcar la diferencia entre una sociedad azotada por la delincuencia y una sociedad en la que impere una convivencia social libre de violencia.

Lograrlo es una obligación del Estado, un deber de cada ciudadano y una responsabilidad de todos.

COMENTARIOS 6
Comentó: ivan1975
De: República Dominicana
Este artículo es importante ya que nos da pequeñas soluciones al mal que se vive que sean los crímenes y el desorden en la sociedad de este país.
2 Ene 2013 10:23 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: Jose1980
De: República Dominicana
Esto es importante ya que esto podrá poner el orden en la sociedad y poder lograr que el progreso sea más efectivo por ello este artículo de Félix Bautista me parece importante e interesante.
2 Ene 2013 10:23 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: JulitoM
De: República Dominicana
Es triste saber que los valores de nuestro pais se estan perdiendo y mas aun que la seguridad en nuestras calles es cada dia menor, confiemos en que las cosas mejores para poder vivir mas tranquilamente.
2 Ene 2013 10:38 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: titopueblo
De: República Dominicana
Esas iniciativas son las que hacen la diferencia…hay que ponerse fuerte con la delincuencia y la violencia que hoy nos afecta a todos para que tengamos un país con una mayor seguridad ciudadana
2 Ene 2013 10:49 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: vanesagomez
De: República Dominicana
Tenemos que unirnos todos para que este país eche hacia delante…y con leyes así nos encaminamos a los que los dominicanos merecemos “un país más seguro”
2 Ene 2013 11:06 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: ReyesR
De: República Dominicana
Me parece muy buena esta lectura. Hay que ponerle un poco mas de atencion a estos problemas que afectan la sociedad y lo correcto es justamente eso. Atacar desde la raiz y controlar lo que ya ahi.
2 Ene 2013 3:49 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña