Listin Diario
1 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:00 PM
Puntos de vista 2 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
MUCHACHOS CON DON BOSCO
Expectativas del nuevo año
Compartir este artículo
Juan Linares, SDB

Me he puesto a buscar en el Internet lo que aparece sobre las expectativas del Nuevo Año y me he quedado sumamente preocupado al comprobar que casi, en exclusiva, se habla de las expectativas económicas. 

Ciertamente nos encontramos en un momento difícil, pues la actual organización económica ha causado una terrible crisis y una brutal desigualdad entre ricos y pobres, ha creado una mentalidad egoísta e individualista, produciendo un capitalismo financiero no regulado.

No podemos dudar en que la economía es un factor decisivo en la sociedad, pero, ciertamente, no es ni el primero ni el fundamental, en la vida de los seres humanos. La economía debe ser siempre un factor dependiente, pues cuando se convierte en el valor absoluto nos pasa lo que está sucediendo. 

Es muy oportuno que nos preguntemos, ¿dónde están las expectativas sociales, políticas, religiosas, educativas? ¿Dónde están las expectativas sobre los derechos humanos, sobre el crecimiento en valores, sobre la paz y la fraternidad?

Todo Año Nuevo trae consigo la aspiración, en el corazón de todo ser humano, de felicidad y de que aumente el bien común. Las más importantes aspiraciones deben ir dirigidas siempre a una vida humana plena, feliz y lograda.

¿No creen ustedes que una buena expectativa para este año es que nuestro Pueblo Dominicano crezca fuertemente en fraternidad, siendo una gran familia humana? Esto no es utopía cuando lo enfocamos desde Dios, quien nos ha creado a su imagen y semejanza porque somos sus hijos y somos hermanos.

Todos podemos comenzar este año aspirando a que la violencia disminuya entre nosotros convirtiéndonos cada uno de nosotros y ayudando a los demás a ser “dominicanos de paz”.

Aspiremos a que en el Nuevo Año crezca entre nosotros la calidad de vida, especialmente, en su nivel familiar, pues la familia es el grupo primero de nuestra sociedad. Trabajemos por tener mejores familias.

¿Por qué no vamos a aspirar a tener una educación de calidad para todos? Basta que lo pongamos como prioridad y nos empeñemos en alcanzar esta maravillosa riqueza.

Dejemos, también, que entre nuestras aspiraciones esté el que todo ciudadano, en edad apropiada, pueda alcanzar un trabajo que le permita resolver sus necesidades económicas.

Muchachos y Muchachas con Don Bosco aspira a que sea erradicado el trabajo infantil, o por lo menos a que desparezcan las peores formas de trabajo, para que nuestros niños y niñas puedan disfrutar de los derechos que les corresponden.

Desde las expectativas de los creyentes, en este Año de la Fe, les invito a que se pregunten ¿cuáles son las expectativas que Dios tiene para nosotros? Y en actitud de escucha descubran lo que Dios quiere de cada uno (a) en este Nuevo Año.

Para todo el pueblo dominicano le deseo un Feliz Año Nuevo.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña