http://images2.listindiario.com/image/article/410/680x460/0/A1223EB4-0248-4B49-8576-8F209334A931.jpeg
Listin Diario
18 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 4:57 PM
Puntos de vista 24 Diciembre 2012
Comentarios 2 - último digitado en 24 Dic a las 9:59 PM
Tamaño texto
ORLANDO DICE

Consenso y democracia

Compartir este artículo
Orlando Gil
orlandogil@codetel.net.do

EL CONSENSO.- El Tribunal Superior Electoral no puede quejarse del fin de año. Logró lo que se creía imposible: constituirse en consenso entre las tendencias del PRD. La de Hipólito Mejía acudió a su instancia y luego aceptó su sentencia como justicia ciega. Como justicia verdadera. La de Miguel Vargas no objetó la decisión, y la encontró sabia, tanto que ahora va a hacer lo que tenía pensado, pero dentro del marco establecido. Sujetándose a sus  rigores. Dios aprieta, pero no ahorca, dice el refrán. Las altas cortes en su conjunto fueron denunciadas por los hipolitistas, y el propio expresidente calificó de mala manera sus miembros. Cuando sus oponentes lograron ganancia de causa, soltaron sapos y culebras para abominar de tan alto organismo de decisión política. Se pensó que nunca tocarían  esas puertas, en el entendido de que esa corte respondía a Leonel Fernández, y este tenía un pacto con Vargas, que ya no era el de corbatas azules. Era  uno perverso, y atribuible a los peores demonios de poder...

LA ARGOLLA.-  Cuentan que en tiempo de la colonia el perseguido que lograba agarrarse de la argolla del templo, se salvaba del inminente arresto. El Tribunal Superior Electoral devino en esa especie de argolla para la tendencia de Hipólito Mejía, a quien tenían en la mira los cazadores de Miguel Vargas y era cosa de días que fuera juzgado y condenado por faltas a la disciplina del PRD. La argolla, en el caso del TSE, era para la tendencia de Mejía una especie de clavo ardiendo, y sin embargo, prefirió quemarse. Barajó todas las posibilidades, y ninguna fue considerada amparo suficiente para salvarse de la guillotina. Se veía, y se sentía, sin cabeza como Luis XVI. Al no encontrar remedio, se buscó la enfermedad, como esos procedimientos de inocular un virus para contrarrestar los efectos del padecimiento que origina el propio virus. Esto es, que el salvavidas que impidió que Vargas y los suyos fueran ahogados meses atrás, ahora hizo la labor de rescate de Mejía y sus parciales. Y por suerte, Los vigilantes de la Playa no discriminaron y cumplieron su papel... 

LAS LECCIONES.- La primera lección es para el propio Tribunal Superior Electoral, que sabe que no puede jugar ocasionalmente  a la política, y que lo suyo es preservar la institucionalidad como fuente de su crédito y autoridad. Los partidos andan manga por hombro, y por eso se hace más que un necesario un organismo que arbitre sus desordenes. La segunda es para la tendencia de Hipólito Mejía, que debe aprender a no involucrar los poderes públicos en sus desafecciones. El grupo de Miguel Vargas recurrió en su oportunidad al TSE, porque el órgano fue creado a ese efecto, y no porque respondiera a Leonel Fernández. Una cosa no debe ir con la otra, como se demuestra  ahora que Mejía y sus íntimos sintieron el agua al cuello y sin brazos ni piernas para nadar con éxito. Boxeadores de patio, pudieron haber sido masacrados, o por la fuerza de los golpes, o por un efectivo tren de pelea, o una técnica insuperable. Sin embargo, fueron salvados por la campana, y la campana la tocó el alto tribunal...

LA DEMOCRACIA.- Los abogados del PRD siempre andan en política, e interpretan de manera aviesa las leyes y los estatutos, como si fuera mejor dejar el agua correr que  encauzarla. Ahora pudieron sobreponerse a su temperamento, y se dieron cuenta de que la razón solo podía enfrentarse con una razón superior. Los de Miguel Vargas hicieron la tarea, y su amarre era casi perfecto. Los de Hipólito Mejía advirtieron que sus oponentes tenían las de ganar, y sintiéndose chiquitos buscaron que el Tribunal Superior Electoral los cargara con un recurso de amparo que sabían no les iban a negar. ¿Cómo no proteger a las víctimas? Ese era una especie de principio universal. La tercera lección, pues, para ellos. O para el partido en su conjunto. La democracia tiene sus órganos, y estos sus mecanismos, y el deber de atender a todos por igual. A los perredeístas se les olvida, y es bueno recordárselo, que las altas cortes, entre las que se cuenta el TSE, fueron creadas por la Constitución del 2010, y que esta fue aprobada con el voto de los asambleístas del partido blanco. No tiene, por tanto, sentido ni provecho ignorar su papel...

COMENTARIOS 2
Comentó: Leger13
De: República Dominicana
Es que todo lo que va contra Hipolito Mejia y los PP-achistas, es diabolico. Nadie tiene la razon, mas que ellos.Y si la razon fuera gobierno,ellos,los pp-achistas,no llegarian nunca.
24 Dic 2012 6:09 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: CARMENJOSE2456
De: Estados Unidos
O sea que esta corte actua basada en faborecer , compensar o balanciar sus desiciones.- Estas no se basan en principios legales..?Hoy por ti,manana por mi ..?Y que halla dado ese veredito,no la inculpa o disculpa de haber sido influenciada por uno u otro poder...?
24 Dic 2012 9:59 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña