Imprimir sin imágenes
Puntos de vista 20 Noviembre 2012
Comentarios 1 - último digitado en 20 Nov a las 3:53 PM
Tamaño texto
Un pilar de autodefensa 
Moshe (Marco) Sermoneta

La realidad de la situación entre Gaza e Israel es muy diferente de lo que muchos creen. La actual ronda de conflicto no comenzó con una operación israelí el miércoles (14 de noviembre), sino más bien con un misil antitanque disparado por Hamás el sábado pasado. Ese ataque fue seguido inmediatamente por cohetes contra la población civil del sur de Israel. En los días antes de que Israel lanzara la Operación Pilar de la Defensa, más de 120 cohetes habían sido disparados. Esta escalada no era la primera vez en la historia reciente, sino más bien el tercer día del mes pasado.

De hecho, es posible decir que el conflicto comenzó mucho antes, cuando Hamás y otras organizaciones terroristas intensificaron el lanzamiento de cohetes y proyectiles de morteros después de que Israel se retiró de Gaza en el 2005. Cuando Israel salió de la Franja de Gaza, lo hizo con la esperanza de que la eliminación de todas las bases del ejército y de la comunidad civil conduciría a un futuro mejor para los pueblos de Gaza y de Israel. En su lugar Hamás tomó el control de la Franja de Gaza e intensificó los ataques.

En este mismo momento, un millón de personas en el sur de Israel están siendo atacados. Las escuelas están cerradas en un radio de 40 kilómetros de la frontera y las familias se ven obligadas a refugios y escaleras después de cada sirena. Cada cohete apunta exclusivamente a civiles y nadie en el sur de Israel está a salvo.

Como cuestión de principio, los israelíes se enorgullecen de su capacidad para continuar con la vida cotidiana a pesar de las condiciones más difíciles. Sin embargo, eso ya no era posible después de que los cohetes comenzaron a llover el sábado.

Israel ha demostrado una gran moderación frente a los bombardeos en curso. Pero finalmente no pudo soportar por más y se vio obligado a activar su derecho a la legítima defensa. Ningún Estado permitirá a sus ciudadanos a estar constantemente amenazados por cohetes. Todos los gobiernos tienen el derecho y el deber de proteger a sus ciudadanos de los terroristas.

La respuesta de Israel al terrorismo desde Gaza, Pilar Operación de Defensa, se puso en marcha para proteger a nuestros ciudadanos de una amenaza estratégica. El ejército israelí tomó medidas contra las fuerzas de Hamás que están a cargo de los cohetes de largo y corto alcance, reduciendo la capacidad de Hamás de lanzar sus cohetes Fajr, que son capaces de alcanzar Tel Aviv y más allá. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) también llevaron a cabo un ataque preciso contra Ahmed Jabari, jefe militar de Hamás, quien fue el responsable de toda la actividad terrorista de Hamás que emana de la Franja de Gaza en la última década. Jabari ganó la atención internacional por su participación directa en el secuestro del soldado de las FDI Gilad Shalit en 2006.

Israel no buscó este conflicto. No quiere ver a la gente de Gaza perjudicada por la operación. Por lo tanto, Israel está haciendo todo lo posible para asegurar que sus ataques sean precisos y reducir al mínimo las lesiones a civiles no involucrados. Israel ya ha realizado 20.000 llamadas telefónicas a los residentes de Gaza y lanzó un incontable número de panfletos que advierten a ellos que se mantengan alejados de los terroristas e instalaciones terroristas por su propia seguridad.

Desafortunadamente, Hamás tiene una larga historia de usar a sus propios compatriotas como escudos humanos. 

Dispara sus cohetes de entre la población de Gaza, y luego apunta los mismos cohetes a la población de Israel. Según el derecho internacional se trata de un doble crimen de guerra.

La comunidad internacional puede desempeñar un papel importante en esta crisis. En primer lugar, se puede dejar en claro a Hamás que los cohetes lanzados contra Israel deben cesar. No sólo eso ayudaría a salvar vidas israelíes, sino que también ayudaría a los mismos palestinos, rehenes ellos también del odio y la tiranía de Hamás. Hay que subrayar a los palestinos que sus objetivos no pueden ser alcanzados por la violencia, que causa sufrimiento a ambos lados.

En segundo lugar, la comunidad internacional debe dejar en claro que no va a atenerse con el uso de la población de Gaza como escudos humanos por Hamás. La única manera de detener este crimen de guerra es condenar profundamente los terroristas que colocan deliberadamente a los civiles en peligro, utilizando las escuelas y los hogares como plataformas de lanzamiento para los ataques con cohetes.

El autor es embajador 
de Israel en el país. 

COMENTARIOS 1
Comentó: LosReyes
De: República Dominicana
A los que luchan por su libertad antes se les llamaba patriotas; ahora son terrorista.
20 Nov 2012 3:53 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Puntos de vista