Listin Diario
20 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:44 AM
Puntos de vista 5 Marzo 2010
0 Comentarios
Tamaño texto
IDEANDO
Campañas políticas exitosas
Compartir este artículo
Heddel Cordero

Para mí, el éxito de una campaña publicitaria política está supeditado a cuatro factores:

1ro. El que tiene que ver con las bondades propias del prospecto; las cosas que sustenten positivamente su propuesta política; sus valores diferenciadores con relación a los demás. El prospecto debe vender promesas que sean sustentables y convincentes. De igual modo, como sucede con el marketing comercial, las marcas exitosas son marcas con bondades propias que hablan bien de su calidad.

2do. La manera creativa como se fijen los conceptos de comunicación. Ninguna publicidad política puede ser memorable e impactante si no está acompañada por una alta dosis de ingenio.

Lo demás es bazofia y desperdicio. La mediocridad creativa conduce a la mediocridad de resultados.

3ro. La forma coherente como se desarrolle todo el proceso. Procurar que los elementos que conforman la propuesta se amarren y se alinien desde lo gráfico hasta lo semántico.

Una unidad temática es vital en la comunicación publicitaria que pretende ser feliz y exitosa.

Esto permite darle un alto nivel de identificación a la campaña y lograr que las piezas se adviertan con fácidad.

Es necesario que tanto los colores, trazos, posición de foto, tipografía, etc., conserven ciertos niveles de lineamientos únicos que definan la comunicación.

Y 4to. Un lema de campaña definido que una las piezas y el concepto de posicionamiento dado al candidato, el cual le acompañará por el período completo de la campaña.

La frase “Eso lo hizo Balaguer” del año 1986, acompañó la campaña del Dr. Balaguer de principio a fin.

“Primero la Gente” fue un concepto de campaña que identificó la propuesta del Dr. Peña Gómez en todo el proceso de su aspiración Presidencial del año 1996.

El nivel de recordación que todavía existe en el mercado de esos conceptos tiene que ver con la coherencia de su explotación como lemas de campaña, así como por la contundencia de su significado.

Para mí, esos principios son los básicos para desarrollar con éxito un trabajo publicitario que complete felizmente el ciclo de venta de una figura política en términos publicitarios.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar