Página Verde 6 Junio 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
VIDA VERDE
Científicos podrían clonar un mamut
ENCUENTRAN UNA HEMBRA DEL EXTINTO PAQUIDERMO EN UNEXTRAORDINARIO ESTADO DE CONSERVACIÓN Y CON RESTOS DE SANGRE
  • Hallazgo. Imagen difundida por la televisora rusa Rossiya que muestra un cadáver de mamut enterrado en nieve en la isla ártica rusa de Lyakhovsky. La expedición científica rusa llegó el pasado 9 de mayo a la isla.
Ignacio Ortega (EFE)
Moscú

Científicos rusos esperan descifrar el genoma completo del mamut para su futura clonación gracias al hallazgo, en una isla ártica, de una hembra del extinto paquidermo en un extraordinario estado de conservación, que incluye restos de sangre líquida.

“La mayoría de los científicos no creen en la clonación de los mamuts, pero cuanto más trabajo en este terreno más fe tengo en que será posible”, aseguró a Efe Semión Grigóriev, director del Museo del Mamut de la república siberiana de Yakutia.

Grigóriev reconoce que son pocos los que creen que sea posible hallar células en buen estado 10.000 años después de la muerte de un ser vivo.

“Si no logramos reproducir las células de un mamut, siempre podremos descodificar su genoma (información genética) completo. Mi esperanza estriba en que éste es el mamut mejor conservado de la historia”, dijo.

Tras descifrar el genoma del mamut, del que por ahora sólo se conoce el 70 por ciento, habría que sintetizar su ADN, discernir su organización por cromosomas y poner en marcha el mecanismo de reduplicación.

La expedición científica rusa llegó el pasado 9 de mayo a la isla ártica de Mali Liájovski, situada al norte de Yakutia, la mitad de cuyo territorio se encuentra dentro del Círculo Polar Ártico, es decir, bajo hielos perpetuos. 

UN CEMENTERIO DE ANIMALES
Yakutia, donde en los últimos cinco años se han encontrado tres de los cuatro mamuts hallados en el mundo, se ha revelado como el mayor cementerio de animales prehistóricos del planeta. “La mitad del cuerpo de la mamut estaba bajo el hielo.

Lo primero que hicimos fue picar el hielo a la altura de la barriga. Llegado un momento, para nuestra sorpresa comenzó a correr sangre de las patas delanteras”, relata Grigóriev. Grigóriev insiste en que “era sangre de un rojo muy oscuro, casi granate, algo normal si tenemos en cuenta que han pasado entre 10,000 y 15,000 años desde la muerte del animal”. “Algunos dudan, pero yo creo que no puede ser otra cosa que sangre”.
COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Página Verde