Listin Diario
22 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 8:33 PM
Las Mundiales 30 Agosto 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
BARONESA SYBILLE DE SELYS LONGCHAMPS
La antigua amante de Alberto II rompe su silencio en defensa de su hija
Compartir este artículo
EFE
Bruselas

La antigua amante de Alberto II de Bélgica, Sybille de Selys Longchamps, ha roto su silencio para reclamar que se reconozca a la hija presuntamente nacida de la relación de ambos, Delphine Boël, en una entrevista publicada ayer por la edición belga de la revista "Paris Match".

La baronesa Sybille de Selys Longchamps muestra por primera vez después de cuarenta años de discreción imágenes de la relación amorosa que mantuvo desde 1967 con el por entonces príncipe de Lieja, estando ambos casados.

La mujer insiste en que ha esperado a que Alberto II abandonara el trono de Bélgica, que ahora ocupa su hijo Felipe, para sacar a la luz "la verdad", que adelanta en la revista y detalla en un documental que emitirán la semana próxima las cadena flamenca Vier -autora del filme- y la televisión francófona RTL en Bélgica.

"Nuestra hija se llama Delphine", señala Selys durante los ochenta minutos de sus confesiones ante la cámara sobre su historia, como el momento de su primer encuentro con el entonces príncipe, los enfrentamientos que tuvo con la reina Paola o el papel que desempeñó la Iglesia belga para impedir que Alberto pidiera el divorcio.

La baronesa relata en la revista que conoció a Alberto en el verano de 1966 durante una parada forzosa que realizó el príncipe para reparar el barco en el que viajaba con su primo, mientras su mujer, Paola, descansaba en unas playas italianas.

"Confieso que inmediatamente me di cuenta de que, mientras nos saludábamos, el encuentro no nos era indiferente. Sucedió muy rápido, lo sentí inmediatamente. Y admito que esto sembró la confusión en mi espíritu", afirma.

El príncipe habría retrasado su retorno varios días para quedarse con Selys, tras lo que establecerían una relación que duraría más de una década y que estuvo cerca de llevar a Alberto a separarse de Paola.

La baronesa dio a luz en febrero de 1968 mientras su marido, Jacques Boël, permanecía en casa convencido de que su mujer estaba embarazada solo de seis meses, ya que ésta había mantenido una estricta dieta para disimular su avanzado estado de gestación, según Selys.

"Debía dar a luz y mentí sobre la fecha del nacimiento, porque no quería que mi marido estuviera presente durante el parto", afirma la baronesa.

Una de las fotografías publicadas por la revista muestra a una joven Selys inmortalizada en blanco y negro con Delphine recién nacida entre sus brazos, mientras que en otra se ve a una pareja de jóvenes, presuntamente por Alberto y la baronesa, paseando en compañía de una niña de unos diez años.

"Paris Match" también muestra unas instantáneas en las que se ve a la pareja de perfil, navegando en un barco en la costa de Cerdeña, mientras conversan en actitud relajada.

La mujer relata cómo su vida dio un vuelco el día en que se hizo pública la existencia de su hija, en 1999, a raíz de la edición de una biografía no autorizada de la reina Paola, cuando hacía más de una década que su relación con el monarca había llegado a su fin.

Desde entonces, la baronesa afirma haber sido marginada "especialmente por aquellos que esperaban algún favor del rey", a la vez que lamenta la "discriminación" que ha vivido su hija.

Boël ha demandado ante los tribunales un análisis de ADN para demostrar su parentesco con Alberto II, una causa que se reabrirá el próximo 3 de septiembre, ahora que el anterior monarca belga ha dejado de gozar de la inviolabilidad que le otorgaba la corona, según "Paris Match".

La artista, hoy casada y madre de dos hijos de ocho y cuatro años, narra también en la revista los problemas a los que tuvo que enfrentarse, sobre todo para sobrellevar la falta de reconocimiento por parte de su presunto padre.

"No quiero posar para dar la impresión de que aprovecho del evento para medrar. Mucha gente ha dicho lo peor sobre nuestros propósitos. Nosotros somos simplemente una familia normal. Es el momento de que la verdad sea revelada", afirma Boël.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Las Mundiales