http://images2.listindiario.com/image/article/424/680x460/0/5026DCBE-3DB2-4AF1-BDE2-38949E9D3798.jpeg
Listin Diario
30 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:43 AM
Las Mundiales 2 Marzo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
CULPA A REPUBLICANOS
Obama dice que se perderán 750.000 empleos y PIB crecerá menos por recortes
"NO TODO EL MUNDO VA A SENTIR EL DOLOR DE LOS RECORTES DE INMEDIATO, PERO EL DOLOR SERÁ REAL”, DIJO
Compartir este artículo
EFE
Washington

El presidente, Barack Obama, alertó ayer de que los recortes automáticos al gasto público que deben entrar en vigor esta medianoche supondrán la pérdida de 750.000 empleos y la reducción de medio punto porcentual en el crecimiento de la economía nacional.

Obama habló ante la prensa en la Casa Blanca tras una reunión a puerta cerrada con los líderes demócratas y republicanos en el Congreso que terminó sin un acuerdo para evitar esos recortes, valorados en más de 85.000 millones de dólares y que se aplicarán paulatinamente en los próximos meses.

"No todo el mundo va a sentir el dolor de los recortes de inmediato, pero el dolor será real. A partir de la próxima semana muchas familias de clase media verán sus vidas perturbadas de una manera significativa", sostuvo Obama.

El presidente culpó a los republicanos en el Congreso de la inevitabilidad de los recortes "arbitrarios", mientras éstos insistieron en que no van a apoyar los nuevos aumentos impositivos que reclama el Gobierno.

"Esto no es una victoria para nadie. Es una pérdida para todo el pueblo estadounidense", enfatizó Obama sobre la aplicación de los recortes, pactados en el Congreso en 2011 entre demócratas y republicanos para forzar un pacto de largo alcance sobre la reducción del elevado déficit público -superior al 8 % en 2012- que aún no ha llegado.

El presidente Obama y la Casa Blanca lanzaron hace unos días una campaña para alertar del impacto de los recortes con advertencias de que habrá problemas en el tráfico aéreo, bajas forzosas para muchos empleados federales y mermas en servicios vinculados a la educación y la seguridad nacional.

Entre los grupos más perjudicados por las reducciones presupuestarias que sufrirán algunos programas gubernamentales están los hispanos, que tienen tasas de desempleo y pobreza superiores a la media.

Unos 70.000 preescolares dejarán de beneficiarse del programa "Head Start" y de ellos una tercera parte son hispanos, de acuerdo con el Consejo Nacional de La Raza (NCLR).

Además, 1,2 millones de estudiantes de bajos ingresos dejarán de recibir ayudas para lectura y matemáticas, lo que afectará al 37 % de hispanos que asiste a escuelas para niños pobres.

De acuerdo con el Centro para el Progreso estadounidense, los recortes que se apliquen a los beneficios por desempleo tendrán un gran impacto en los latinos, que tienen una tasa de desempleo (del 9,7 %) superior al promedio nacional (7,9 %).

Una reciente encuesta de Latino Decisions mostró que una mayoría de los hispanos está a favor de reducir el déficit a través de una combinación de recortes de gasto con un aumento de impuestos a los más ricos, lo que coincide con el enfoque defendido por Obama.

El principal escollo de las negociaciones está precisamente en que los republicanos consideran que el gasto del Gobierno es excesivo y hay que recortarlo más, mientras los demócratas persiguen una reforma fiscal para aumentar los ingresos del Estado a la que los conservadores se oponen.

"La discusión sobre los ingresos, en mi opinión, ha terminado. Se trata de asumir el problema del gasto", explicó a los periodistas el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, al término de la reunión con Obama.

Boehner recordó que ya hubo una subida impositiva en enero, en referencia al acuerdo logrado para aumentar la carga tributaria a los ingresos superiores a los 400.000-450.000 dólares anuales dentro de las negociaciones que evitaron el llamado "precipicio fiscal".

Una periodista preguntó a Obama por qué no "encerraba a los líderes del Congreso en una habitación" hasta que lleguen a un acuerdo sobre los recortes, recogiendo así el malestar que existe entre los ciudadanos por la inacción de la clase política, según reflejan las encuestas.

"No soy un dictador, soy el presidente", respondió Obama.

La reducción del déficit "es parte importante de nuestra agenda, pero no la única", remarcó también el presidente, al prometer que no va a dejar que el "estancamiento político" en torno al tema presupuestario impida seguir trabajando con los republicanos en otras áreas.

Como ejemplos de otras cuestiones prioritarias en su agenda, Obama citó los esfuerzos por lograr un mayor control de las armas y subir el salario mínimo interprofesional, al igual que el diálogo con los republicanos sobre la reforma migratoria, que "sigue adelante".

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña