http://images2.listindiario.com/image/article/430/680x460/0/55FAEC49-D6A3-47CC-BCA7-4CAD16CDEF13.jpeg
Listin Diario
2 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 10:27 AM
La Vida 27 Marzo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
BALNEARIO
Catarata con hijos de agua en Miches
BRAZO CORTO SE ASIENTA SOBRE EL CAUCE DEL RÍO EL CEDRO, A UNOS 14 KILÓMETROS AL NORTE DE MICHES
  • Contemplarla. Para ver este espectáculo de agua hay que estar de frente, pues está muy oculto y sus aguas no resuenan tanto.
Compartir este artículo
Manuel Antonio Vega
El Cedro, Miches

Incrustado en las montañas que están frente a laguna Limón y el océano Atlántico, en el distrito municipal de El Cedro, al sureste de Miches, está Brazo Corto, uno de los saltos más visitados de esa zona, por tener la particularidad de alumbrar “hijos de agua” bajo el  cauce del río El Cedro, con más de 45 metros de caída libre de agua, rodeado de bosque tropical. Unos cuatro pequeños saltos nacen de Brazo Corto, con espectaculares caídas de agua.

Brazo Corto se asienta sobre el cauce del río El Cedro, que desemboca en el Atlántico, a unos 14 kilómetros al norte de Miches. Está en tierra, propiedad del hacendado Fellito Almeyda, que ha reparado el camino, pero las lluvias vuelven y lo borran.

Conocerlo no es un simple viaje; es una expedición por lo engorroso y húmedo del terreno, pero cuando se llega nadie quiere salir de las chorreras que se desprenden a más de 40 metros de altura.

Los turistas que gustan de las charcas y chorros de agua que caen desde las alturas han habilitado senderos por los cuales descienden agarrados a cordeles de alambres de teléfono, que han colocado de árbol en árbol hasta llegar a las charcas de Brazo Corto y su hijo Brazo Chiquito, que no es tan chiquito, ya que mide 35 metros de altura.

Los recorridos se organizan en el hotel restaurante La Cueva, propiedad de un inversionista italiano, y llevan a los turistas en cabalgatas al oscuro bosque que rodea a Brazo Corto y a su hijo Brazo Chiquito.

La zona

El salto no es nuevo, pero el angosto camino, caracterizado por fangales y elevaciones montañosas, hacen imposible llegar a pie.

Está a unos ocho kilómetros al sureste de El Cedro en Miches y para conocer su belleza hay que caminar unas tres horas a caballo entre la ida y el regreso. En vehículos de alto cilindraje se abrevia el tiempo.

El Cedro, río sobre el cual se asienta la catarata, está en latitud: 18.9971 y longitud: 68.875

Para ver este espectáculo de agua hay que estar de frente, pues está muy oculto y sus aguas no resuenan tanto ya que van en rodamiento por las paredes de las rocas, que se convierte en una cama dormida y cubierta por la sábana blanca del agua. Visto desde los árboles, Brazo Corto y su hijo Brazo Chiquito dan una impresión de que se está soñando.

El nombre de Brazo Corto viene dado por la proximidad al pueblo y la distancia que hay entre uno y otro, que no exceden los 20 metros, sobre el cauce de río El Cedro.

Los turistas canadienses y alemanes son atraídos por la belleza que regala el bosque húmedo y las cascadas que guardan las montañas de la Cordillera Oriental, que en Miches tienen más presencia.

Los fabulosos saltos de agua, la llanura costera, las lagunas Limón y Redonda, estan llevando grandes emociones a los turistas en Miches.

La zona donde se encuentran las cataratas debe ser declarada reserva científica por la biodiversidad de fauna y flora que allí habita. Esto ayudaría a protegerla de la depredación de los bosques y la caza indiscriminada de aves en la zona. Próximo a la cascada se sabe de la existencia de dos cavernas, desconocidas para  la mayoría de los habitantes.

Esta belleza está bordeada por rocas negras y rojas, así como árboles formando un formidable arco de protección del acuífero en sumideros y abismos en que el agua va cayendo. En tiempo de lluvia brota humo y sus aguas esculpidas por su caída vertical le hacen brillar entre los árboles.

LA FAUNA Y FLORA QUE RODEA AL SALTO
La zona está poblada de gigantes árboles de ceiba, javilla, cabilma, jobo, maguagua, caoba, anón, en cuyo follaje se asientan aves como cotorro, cernícalo, carpintero, cigua palmera, bobo, paloma turquesa, cuervo y otras especies endémicas.

En sus aguas hay muchos dajaos, anguilas, guabinas, chopos, camarones, jaibas y otros peces de agua dulce.

En el camino los excursionistas pueden ir comiendo piñas, naranjas babores, ginas y guineos maduros que se dan silvestres.

Hay que decir que esperamos que este reportaje de Brazo Corto y su hijo Brazo Chiquito sirva de motivación a los nativos en Miches para que se organicen, impulsen y den a conocer sus potencialidades ecoturísticas, que son inmensas, pero están pobremente publicitadas.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña