La Vida 1 Marzo 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
BEBIDA
Un Martini, por favor
EL MARTINI SECO SE PREPARA CON GINEBRA Y VERMÚ, LUEGO SE AÑADE UNA ACEITUNA
Li Misol
li.misol@listindiario.com
Santo Domingo

“Un vodka Martini, agitado no revuelto”. Con esta frase pide James Bond el clásico personaje de Ian Fleming, su trago favorito en todas sus películas. No es casualidad que Fleming haya escogido precisamente este trago para el agente 007: se trata de uno de los mayores clásicos de la coctelería, asociado a ricos, famosos y glamosoros.

Aunque Bond, personaje que cumplió recientemente medio siglo, lo prefiere con vodka, el Martini clásico se prepara con ginebra y vermú. María Costantino, autora de “El libro de los cocteles” detalla en la publicación que aunque hay muchas variedades el verdadero martini es el seco.

Invención
Según Costantino, la historia del Martini “sigue siendo acaloradamente debatida: Algunos dicen que fue inventado para John D. Rockefeller por un bartender llamado Martini Di Arma Di Taggia en el hotel Knickerbocker de Nueva York en 1910”.

Sin embargo, otra versión apunta a que el famoso trago, inicialmente llamado Martínez Especial, fue creado por el barman Julio Richelieu en 1874, en la ciudad de Martínez, California, a unos 32 kilómetros de San Francisco. Incluso hay una placa en el lugar que detalla el episodio y cómo poco después el nombre del trago perdió la “z” final.

Variedades
Además del vodka Martini, existe el Martini dulce, donde se sustituye el vermú seco por rojo y se decora con una cereza al marrasquino. El llamado Martini perfecto tiene ginebra, vermú seco y rojo y se decora con piel de limón o una cereza. El  martini Gibson es otra variedad, servido con una o dos cebollitas en vez de la clásica aceituna.

La modernidad y la creatividad han traído otros martinis como el de manzana (Appletini) o de chocolate pero lo cierto es que, como asegura Costantino en su libro, lo idea es probar y elegir el que resulte perfecto para cada quien, lo importante es que sea siempre agitado, no revuelto.

Cultura popular
Más allá de James Bond, muchos intelectuales y artistas han hecho del Martini un trago icónico. Mae West en la película “Everyday’s a Holiday (1937)” dijo: “Salgámos de esta ropa mojada y metámonos un Martini seco”.

En el libro “Mezclados y agitados: los escritores y sus cócteles”, de Antonio Jiménez, el autor hace referencia a varios amantes del coctel. Uno de ellos es H.L Mencken, uno de los intelectuales más brillantes de Estados Unidos, para quien  el Martini seco era la única invención de su país tan perfecta como un soneto.

Luis Buñuel, otro aficionado al Martini, se tomaba cuatro o cinco diarios hasta que sus médicos le pidieron moderación. Otro gran aficionado era Ernest Hemingway, quien era un poco exigente en la composición de su trago ya que gustaba de una proporción de ginebra más alta de lo normal.  

Martini seco

Ingredientes:
Cubitos de hielo

2 y 1/2 medidas de ginebra

1 medida de vermú

1 corteza de limón o una oliva verde (no rellena)

Preparación
Coloque los ingredientes en la coctelera. Agite bien. Sirva en una copa triangular con la corteza o la aceituna dentro.

Martini Vesper de James Bond (receta de Ian Fleming en su libro Casino Royale)

Ingredientes:
3 medidas de ginebra Gordon

1 medida de vodka

1/2 medida de Kina Lillet

Cáscara de limón para decorar

Preparación:
“Tres medidas de Gordon, una de vodka, media medida de Kina Lillet. Agitar muy bien hasta esté helado, a continuación agregue una rebanada delgada de gran cáscara de limón” (Casino Royale, Capítulo 7).

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña