http://images2.listindiario.com/image/article/413/680x460/0/939A126F-96D0-443C-B053-3181E9CE65A7.jpeg
Listin Diario
1 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:35 AM
La Vida 10 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
PRENSA JOVEN
Patologías que perforan el alma
ENFERMEDAD DEPREDADORA DE SUPERFICIES
  • La ansiedad al igual que la depresión, producen un estado interminable de dolor y tristeza.
Compartir este artículo
Bolívar Orozco
bolivar.orozco@listindiario.com
Santo Domingo

El trastorno depresivo es una enfermedad que afecta todo el organismo, desde la disposición anímica hasta la forma de pensar de un individuo. De manera conjunta, forma parte de las principales patologías que padecen las sociedades de hoy en día, tales como: la ansiedad, los trastornos de la personalidad y las crisis conyugales.

Más allá de ser un estado pasajero de tristeza, la depresión se manifiesta en situaciones tan frecuentes y simples como comer o dormir. Afecta de manera puntual y directa la forma en cómo uno se valora a sí mismo, y como escatima a los demás. Sin embargo, no es un indicador de debilidad personal.

Según Enrique Rojas, psiquiatra y catedrático español, experto en el tópico de las depresiones, existen tres tipos de trastornos depresivos: la depresión severa, la distimia y el trastorno bipolar. “Las personas que padecen de cualquier tipo de depresión, no pueden liberarse a su voluntad ni pueden decir simplemente ‘ya basta, me voy a poner bien’, sino que necesitan un tratamiento adecuado para evitar que los síntomas se propaguen por semanas, meses e incluso años”, explicó.

Cada tipo de depresión, presenta una variación en la persistencia de sus síntomas, el número de estos y la gravedad con que se manifiestan. La depresión severa se evidencia por la combinación de síntomas que interfieren con la capacidad para trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que en un momento determinado resultaron placenteras; mientras que la distimia, representa una depresión menos grave, con síntomas crónicos a largo plazo, que no incapacitan al individuo, mas colisionan con el funcionamiento y el bienestar de la persona. Asimismo, el trastorno bipolar, llamado también enfermedad maníaco-depresiva, se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo; la parte que se ocupa de las fases de ánimo elevado o eufórico pertenecen a las “manías”, y las de fases de ánimo bajo a la depresión.

Rojas explica que consuetudinariamente, su consultorio es testigo de una galería de dramas que van desde lo mínimo hasta lo máximo, teniendo como  elemento protagónico las depresiones. “La depresión, la ansiedad, el miedo, el desamor y la felicidad son los temas que están en la calle diariamente; y son los que mueven a profesionales de la psiquiatría y la psicología, a convertirse en médicos cercanos, de cabecera o más bien en consejeros del alma. Los psiquiatras trabajamos en fomentar los medios necesarios para prevenir que patologías como la depresión ocurran”, puntualizó.

Género y Edad
Según la publicación del libro Medscape Women’s Health, de Blehar y Oren, la depresión en la mujer ocurre con una frecuencia casi el doble de la del hombre. Esto por los factores hormonales, evidentes en los cambios del ciclo menstrual, el embarazo, el aborto, el período posparto, la premenopausia y la menopausia. En el hombre, el proceso de diagnóstico es más arduo por el hermetismo y la resistencia al admitir que padece del trastorno de la depresión. En el hombre la tasa de suicidio es cuatro veces más alta que en la mujer. El estudio “National Health and Nutrition Examination Survey” realizado en el año 2000, reveló que la depresión afecta la salud física del hombre, y aunque esta se asocia con un riesgo elevado de enfermedad coronaria en  ambos sexos, solo el hombre tiene una tasa alta de muerte por dicho trastorno.

SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN
Los síntomas de un individuo que padece de depresión pueden variar según el tiempo y el tipo de persona. Las principales manifestaciones de una persona depresiva son: estado de ánimo triste, ansioso o vacío, sentimientos de desesperanza, pesimismo, culpa, inutilidad y desamparo. La fatiga, falta de energía, pérdida de interés o placer también forman parte de los indicios.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña