http://images2.listindiario.com/image/article/417/680x460/0/2F7D8451-AA04-49C1-AD65-7C2A00D8A996.jpeg
Listin Diario
29 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:04 PM
La Vida 28 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
PROTECCIÓN
El abandono de la familia
EL ENFERMO MENTAL PUEDE SER ABANDONADO POR SU INESTABILIDAD EMOCIONAL
  • Problemática. Por diversas razones muchos viven solos en la calle y no cuentan con una ayuda.
Compartir este artículo
Coralis Orbe
coralis.orbe@listindiario.com
Santo Domingo

Cuando se ve a un enfermo mental deambulando, mucha gente se pregunta dónde está la familia y por qué lo dejan salir solo. Sin embargo, existen diversas razones para que este ande sin ninguna dirección.

Según el siquiatra Vicente Gradillas, los parientes pueden dejar al abandono a un familiar tras haber intentado controlar las manifestaciones patológicas y no lograrlo.

En “La familia del enfermo mental: La otra cara de la psiquiatría”, (Ediciones Díaz de Santos, 1998), el especialista señala que la enfermedad mental implica generalmente una disminución de la autonomía del sujeto que la sufre, es- pecialmente en sus fases agudas. Hechos como llevar la iniciativa, mantener un criterio para seguir las acciones idóneas para él, la psicomotricidad y otras funciones necesarias en la vida pueden estar disminuidas respecto a su nivel previo al proceso patológico.

Estas acciones son las que deben llevar a las familias a tener que ejercer un apoyo a su familiar. Un enfermo mental sin protección es objeto de menosprecio o bromas por parte de quienes le rodean, también, algunos se pueden aprovechar de su estado emocional y de su ingenuidad para engañarlo o abusar de él.

 PROTECCIÓN Y CUIDADOS DE LA FAMILIA 
Tener un familiar con problemas mentales implica mucha responsabilidad para la familia. Pero no siempre los enfermos reciben esta protección por parte de sus seres queridos.

Por diversas razones muchos viven solos y en la calle y no cuentan con ningún apoyo.

Mientras que, la familia que protege toma un carácter defensivo, ya que un enfermo mental podría ser víctima de gente malintecionada.

Además, la falta de juicio de algunos enfermos siquiátricos puede llevarles a relacionarse con gente que abuse de ellos sexualmente, por esta razón es importante que la familia los vigile. El siquiatra Vicente Gradillas señala que otros enfermos tienden a tomar bebidas alcohólicas u otras sustancias que claramente perjudican su salud mental, y por consiguiente la familia debe velar por su bienestar ante estas amenazas.

 Dónde debe estar el enfermo mental El abandono familiar es lo que precipita el deterioro de los enfermos mentales. “Ellos llevan sobre sus espaldas una triple carga: la de su enfermedad, el abandono familiar y el estigma social”, dice la terapeuta familiar Fiordaliza Telemín de Sanchíz.

Antes, sostiene, se veía al enfermo mental como un personaje peligroso, anormal, que no podía tener a nadie cerca. Se pensaba que el mejor lugar donde debían estar eran los manicomios o los sanatorios para enfermos mentales.

Hoy, esa visión ha cambiado, dice la terapeuta, ahora se le ve como a una persona que debe acostumbrarse a vivir con esa condición.

Aunque todavía una parte de la sociedad sigue aplicándoles el estigma de ‘locos’, lo cual dificulta su integración en el círculo social que les rodea cuando experimentan una mejoría.

Telemín afirma que este estigma puede ser un motivo para que la fami- lia se sienta avergonzada y trate de ocultar esa realidad familiar.

Pero, ¿cuál es el verdadero papel de la familia? Telemín afirma que, lo primero que debe hacer es brindarle aceptación, apoyo y transmitirle amor incondicional, pues toda persona vale y tiene una dignidad, no importa la enfermedad por la que tenga que pasar. Luego, indica, orientarse de la mejor forma de atender a estos pacientes, comprender los procesos de la enfermedad y los efectos secundarios de la medicación.

“La familia es quien lleva el 80% de la carga, pues además de los cuidados, se suman los medicamentos y la manutención”, dice.

En algunos casos, los efectos de un enfermo siquiátrico repercuten en los familiares según el contacto que estos tengan con él.

Este factor, quizás sea el que, en definitiva contribuya más a las reacciones familiares.

Medicamentos Mucha gente le teme a un enfermo mental por miedo a que este puede ser una persona violenta. Al respecto, la terapeuta señala que si el paciente está recibiendo tratamiento puede participar de las actividades intrafamiliares y también de expansión. Los familiares deben detectar cuando se aproxima una crisis para la debida intervención médica. Los medicamentos que se le suministra a un enfermo mental bajan los niveles de ansiedad, que lo podrían llevar a una crisis de ira. Estos medicamentos tienen sus efectos secundarios sobre el paciente. Telemín señala que el enfermo puede sentir rigidez corporal y pesadez de la lengua.

La especialista de la Pastoral de la Salud indica que las enfermedades mentales más comunes son la depresión (con más propiedad se le llama trastorno de personalidad) es la que tiene el mayor porcentaje; luego la esquizofrenia, trastorno bipolar, la personalidad antisocial.

“Las estadísticas demuestran que uno de cada cinco personas ha padecido en algún momento de su vida algún tipo de trastorno mental. Alrededor de 450 millones de personas en el mundo son enfermos mentales”, asegura.

 QUIENES DEBEN AYUDAR? 
Los enfermos mentales no solo deben recibir ayuda de sus familiares. El Estado realiza un papel que, según la terapeuta Fiordaliza Telemín de Sanchíz, debería ser más activo sobre todo para apoyar a las familias de estos enfermos a través de políticas orientadas a formar a toda a la sociedad. Indique que así como se le da inclusión social a los discapacacitados físicos, también a los enfermos mentales debería dárseles oportunidad de integración cuando estén aptos, pues muchos de ellos son personas inteligentes y con otros tipos de talentos.

“Nuestro país, aunque teóricamente participa de estos adelantos, aún tiene que progresar en la práctica, y la sociedad cambiar de mentalidad acerca del estatus del enfermo mental.

Naturalmente la familia es la primera llamada a tener sosiego y trasmitirlo a su familiar enfermo”, expresa

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña