http://images2.listindiario.com/image/article/407/680x460/0/0C2BA9B7-B009-43E0-969E-8016D4F75329.jpeg
Listin Diario
30 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 11:48 AM
La Vida 10 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
OPORTUNIDAD
Embarazada y en forma
EN ESTA ETAPA MODERE EL CONSUMO DE GRASA SATURADA Y AZÚCARES
  • Cambio. El consumo de alimentos ricos en nutrientes le ayudará a adaptarse.

Compartir este artículo
Hismaldy Santos
Santo Domingo

Desde que una mujer confirma estar embarazada pone más empeño en llevar un estilo de vida saludable. Su filosofía se adapta rápidamente a la noticia y se prepara para asumir su rol con responsabilidad.

Sin embargo, aunque disponga de más recursos hoy, cada día resulta más difícil cumplir esta meta. Las tareas que debe cumplir dentro y fuera del hogar le dejan menos tiempo, espacio o comodidad para adaptarse.

Ahora bien, las futuras madres no tienen por qué abrumarse. Siempre y cuando tenga presente lo esencial, pueden garantizar un buen embarazo de principio a fin.

Consejos
Es necesario resistirse a la comida rápida, dulces o bollerías.  Con obedecer estos antojos, no solo aumentará su peso corporal excesivamente y dañará su figura, sino que aportará propiedades dañinas a su organismo.

Si bien es cierto aumenta el metabolismo energético y consumo calórico, “no es nada que no se pueda suplir con meriendas nutritivas”, asegura Zoila Marín Rodríguez en “Elementos de nutrición humana”, (Euned, 2008).

“A veces, adoptar pequeños cambios como no acostarse llena o beber líquido junto a sus comidas puede ayudar a su cuerpo a ajustarse sanamente al embarazo”, indica Ilonka Inoa, nutrióloga clínica.

Para aliviar los malestares característicos del primer trimestre, la especialista aconseja que se consuman alimentos sólidos. “Por las hormonas que hay en el embarazo, lo mejor es controlar el consumo de grasas saturadas y azúcares simples. Asimismo, es prudente tener  precaución con la sal y tratar de no ingerir atún fresco, tiburón o pez espada por su metilmercurio”, dice. 

(+)
HÁBITOS A CORREGIR

Además de ser una etapa significativa en la vida de toda mujer, el embarazo también puede motivar a mejorar la dieta y corregir hábitos insanos.

Según expertos, en esta etapa están contraindicados  el cigarrillo y las drogas. Se debe, además, tener extrema prudencia con el consumo de alcohol y controlar al máximo la cafeína.

Una guía para embarazadas 
No solo lo que coma o beba una embarazada afecta a su hijo, también su estado físico influye en la salud del bebé. Su sobrepeso o malnutrición pueden imponer en él condiciones desfavorables a su desarrollo y acarrear una serie de complicaciones durante la gestación y el parto.

Es por esto que seguir una rutina saludable es fundamental en esta etapa. Estudios aseguran que entre más personalizada y rigurosa, la madre tiene mejores probabilidades de procrear un hijo sano.

Además, cuidar su estilo de vida facilita la recuperación, tanto del alumbramiento como de su figura.

Dieta
En la alimentación de la madre son claves la variedad y cantidad. “El equilibrio es muy importante, ya que es lo que asegura un adecuado aporte nutricional”, comenta Ilonka Inoa, nutrióloga clínica.  Además, la mujer necesita un suministro de calorías que le permita ajustarse a los cambios de su cuerpo y desempeñarse en el día a día.

Debe ingerir una porción  balanceada de carbohidratos, grasas y proteínas. La nutricionista Yazmin Ubilla indica que se debe procurar una buena ingesta de fibras, que se obtienen en frutas y vegetales, para evitar el estreñimiento, al igual que de vitaminas y minerales.

“La mayor necesidad de proteínas se experimenta durante el tercer trimestre del embarazo, debido a que es el período de mayor crecimiento fetal”, indica Zoila Marín Rodríguez en “Elementos de nutrición humana” (EUNED, 2008).

Utilice las meriendas para llenar las necesidades nutricionales que irán cambiando según el trimestre. 

Las especialistas recomiendan que ajuste una porción de lácteos (leche, yogur, quesos descremados), frutas, cereales fortificados en hierro o barras de granola para calmar su ansiedad y mantener un peso saludable.

Logros
Anemia, toxemia, parto prematuro y otras complicaciones del embarazo pueden evitarse al seguir una dieta que satisfaga las necesidades nutricionales de la madre y el niño.

Puede prevenir, de igual modo, la deficiencia de hierro, que es la falta nutricional más frecuente en el embarazo, con dos o tres porciones de huevos y carnes al día. El calcio, también fundamental, puede obtenerse de alimentos ricos en omega 3, como la sardina y el salmón. 

(+)
EJERCICIOS DURANTE LA GESTACIÓN

Durante el embarazo es muy importante el ejercicio. Ilonka Inoa aconseja que se practiquen deportes de bajo impacto, y que se controle la intensidad y tipo de ejercicio para que no se forme ácido láctico.

En “Yoga, embarazo y nacimiento” (Karios, 1997), Janet Balaskas describe al yoga como el deporte ideal ya que potencia la relajación, flexibilidad y fuerza de forma suave. Dice que se convierte en una herramienta muy útil para influir positivamente en el cuerpo y la mente.

“Problemas como el cansancio, dolor de espalda, nausea, ansiedad, dolor de cabeza y muchas otras molestias inherentes al embarazo, pueden ser aliviadas practicando yoga”, asegura. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña