http://images2.listindiario.com/image/article/410/680x460/0/743D6C8D-38CA-4ED4-966F-9A4E0E6E1C89.jpeg
Listin Diario
30 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:01 AM
La Vida 24 Diciembre 2012
Comentarios 4 - último digitado en 26 Dic a las 7:06 PM
Tamaño texto
TESTIMONIO

La vida cuando solo hay fe y esperanza

LOS HERMANOS JOCHY Y NELFRY, AMBOS POSTRADOS EN CAMA, RESIDEN CON SU MADRE VIUDA
  • Abnegación. Yanira Peralta debe racionalizar lo poco que consigue para que al día siguiente no le falte la comida a sus hijos Jochy y Nelfry.

Compartir este artículo
Jesenia De Moya C.
La Sabina, Constanza

Sobre un colchón a media sala reposa Nelfry Antonio Caraballo Peralta, de 21 años, quien padece una extraña enfermedad que le ha costado la habilidad para controlar su cuerpo como lo hacemos usted y yo. 

Su hermano, Jochy Antonio, de 23 años, el tercero de cuatro hijos que procrearon Yanira Peralta y Daniel Caraballo, extenuado en su dormitorio, comía de la mano de su madre mientras sonreía ante la visita.

Bajo hojas de zinc y maderos supuestos, los hermanos Jochy y Nelfry conviven junto a su madre en la casa número 3, cerca a la escuela Ramón María Ramírez de Cañada Seca del distrito municipal La Sabina, Constanza.

Yo quería estar sola con mis hijos y no trabajar más, pero no tengo ayuda por ninguna parte
Yanira Peralta, madre de jóvenes enfermos

Según los moradores, son los ángeles de la comunidad por su fortaleza y la alegría que transmiten al verles a los ojos. Desde muy pequeños, han batallado contra una aparente distrofia muscular que los hace completamente dependientes del único ser que les queda: su madre.

La madre
Yanira Peralta, quien enviudó de Daniel Caraballo hace nueve años, contó que el padre de los jóvenes se quitó la vida en su mismo hogar, tras no encontrar remedio ni solución a la enfermedad de sus hijos.

Sus primeros dos descendientes, Claudia Antonia y Belín Antonio, no presentan debilidades para mover voluntariamente sus brazos y piernas contrario a Jochy y Nelfry, quienes presentan el trastorno desde los 8 y 10 años de edad, respectivamente.

Al buscar asistencia médica para Jochy, los médicos lo diagnosticaron con epilepsia, menciona Yanira Peralta con la voz entrecortada.

“En ese momento, yo no tenía dinero con qué pagar esos medicamentos”, explicó.

Tras conseguir unos 1,500 pesos, Yanira logra llevar a Nelfry al Hospital Traumatológico y Quirúrgico Profesor Juan Bosch de La Vega, donde le sugirieron enviar el joven a Puerto Rico para ejecutarle una operación, continúa la madre.

Sin más que su esperanza y la fe que se revela en los retratos del Divino Niño y la Virgen de Las Mercedes, que cuelgan de las cortinas que adornan el humilde hogar, Yanira se levanta cada mañana con un gran optimismo para cuidar de sus dos hijos menores y entregarles todo su amor.

“Yo quería estar sola con mis hijos y no trabajar más, pero no tengo ayuda por ninguna parte”, solloza y explica la desesperada madre quien agradece a Daniel Abreu las facilidades que le ha dado para abrir su propio colmado al frente de la casa.

Promesa sin cumplir
Con lágrimas mencionó sentir angustia y desesperanza cuando debe racionalizar la comida para que sus hijos coman al día siguiente, por lo que pidió ayuda al director de la junta distrital de La Sabina, quien se la ofreció pero no cumplió.

“Yo fui donde Pedro Lamarche para que me ayudara con mis hijos en época de campaña. Él me dijo que si le ayudaba con el voto y él ganaba, me iba a dar la ayuda por los seis años y que si perdía, me la iba a dar por tres meses. Después que él había ganado, yo fui la tercera vez a buscar la ayuda y él me dijo que yo no tenía nada que buscar ahí”, expresó Yanira.

(+)
AGRADECIDA DE LAS MANOS GENEROSAS

Yanira Peralta agradece a Dios por todas las personas que se acercan a su puerta con compras de comida y que pasan a saludar a los muchachos. “Gracias a ese divino Dios, yo veo un camino abierto”, dice.

Sin pensar en las vicisitudes ni en la aprobada reforma fiscal, Yanira se desvive por alimentar a sus hijos, proveerlos de cierta comodidad y moverlos de un colchón a otro; llevarlos a tomar un poco de sol o para que socialicen con los moradores.

Jochy y Nelfry son dos faroles que alumbran las oscuras noches de Cañada Seca, en que su madre ora y pide a Dios para encontrar con quién contar para alimentar a sus hijos al día siguiente. 

COMENTARIOS 4
Comentó: Logos
De: República Dominicana
Hay alguna forma de mandarle ayuda?
25 Dic 2012 9:57 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: elingenuo8
De: Estados Unidos
como esta madre soltera,hay miles de familias necesitadas que han sido usadas por politicos en campanas ofrciendoles falsas promesas incumplidas,que Dios vendigas a esos politicos.
25 Dic 2012 10:11 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: man1977
De: República Dominicana
el listin debio publicar una cuenta bancaria para la ayuda a esta familia
Dios les bendiga
26 Dic 2012 10:52 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: Logos
De: República Dominicana
De acuerdo totalmente, debio publicarse el numero de una cuenta bancaria.
26 Dic 2012 7:06 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña