http://images2.listindiario.com/image/article/403/680x460/0/146EE5CB-3348-44A5-AA6D-6AAA9F1ABA13.jpeg
Listin Diario
25 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 5:05 PM
La Vida 24 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
CALZADO
Para sus primeros pasos
LA PIEL LES OFRECE UNA BASE FLEXIBLE, FRESCA Y QUE EVITA LA FORMACIÓN DE HONGOS EN LOS PIES
  • ¡Cuidado! Si escoge un calzado muy rígido, la estructura del pie se endurece.

Compartir este artículo
Santo Domingo

Los padres siempre velan porque sus hijos presenten una imagen agradable y es por eso que, desde que son bebés, los estilizan colocándoles alhajas o accesorios para la cabeza y los pies. Sin embargo, a pesar de su buena intención, la mayoría sobrecarga la apariencia de los pequeños e interfiere con el desarrollo de su cuerpo.

Ponerles zapatos prematuramente, por ejemplo, impide que los tejidos blandos se fortalezcan. Además, si cuando llegue el momento de caminar el calzado no es el indicado, puede atrofiar la extremidad.

A continuación, algunas pautas para elegir el soporte en cada etapa.

Cualidades
“Por debajo de los dos años y medio de edad el zapato está relativamente contraindicado en los niños”, comenta Honna Silfa, ortopedista infantil. Los pies están en constante crecimiento, dice, y dejándolos libres es que mejor se fomenta el desarrollo de los tendones y ligamentos.

¿Qué se puede utilizar, entonces, para protegerlos mientras aun gatean? “Medias antirresbalantes”, indica la también cirujana óseo-reconstructiva.

Cuando ya empiecen a caminar, es recomendable que el zapato reúna cuatro cualidades: “Que sea ligero, amplio (ya que los dedos no pueden estar chocando con la punta del calzado), tenga una suela plana y esté hecho de un material flexible que se ajuste a los movimientos del pie en marcha”, explica.

Indica que si, además, está hecho de piel, brindará un mayor confort y evitará la formación de hongos por el uso prolongado. Algunos accesorios que facilitan la adaptación del calzado son el velcro, el cordón y la hebilla.

Miguel Ortiz, podólogo del Centro Dominicano de Podología, recomienda que, al elegir las primeras zapatillas de su niña, procure que los tacones sean lo más bajos posibles para evitar deformaciones y un envejecimiento acelerado de los músculos.

Patologías
“Cuando los zapatos no son los adecuados, el niño puede presentar ‘hiperapoyo’ en un punto determinado, que puede manifestar por enrojecimiento del área, una ampolla o aumento de queratosis”, señala Silfa.

Las zonas más vulnerables a este fenómeno son el talón, el primer y quinto dedo del pie. 

Para corregir variantes naturales que tornan rígida la extremidad, como el pie plano, la especialista aconseja que se practiquen disciplinas asistidas como el ballet, la natación y todo lo que permita la inclinación en puntillas para que se ejercite el músculo ulterior posterior, “que es el que permite el desarrollo del arco plantar”. 

(+) 
ADIÓS A LAS BOTAS ORTOPÉDICAS

Existen zapatos rígidos que impiden el desarrollo de las estructuras del pie y provocan deformaciones innecesarias en la extremidad. El más común de estos, según expertos, es la bota ortopédica.

Según Miguel Ortiz, estas arreglan una cosa y dañan otra, “y no se usan en países desarrollados desde los 70”.

Además de suponer un método traumático y obsoleto, pueden acomplejar a los infantes. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña