http://images2.listindiario.com/image/article/451/680x460/0/62B2AF3E-355A-4F86-8D7E-EA3A4BAC3C05.jpeg
Listin Diario
27 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 9:39 PM
La República 30 Junio 2013
Comentarios 2 - último digitado en 30 Jun a las 10:23 AM
Tamaño texto
REPORTAJE
Inmortal Bosch demócrata y maestro
  • El retorno. Ajusticiado Trujillo el 30 de mayo de ese año, Bosch regresó a su país luego de veintitrés años de exilio, cuatro meses después de haberse establecido en su país el partido fundado en 1939.
Compartir este artículo
Néstor Medrano
nestor.medrano@listindiario.com
Santo Domingo

En el caso de la sangrienta dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, Juan Bosch, de cuyo natalicio se cumplen hoy 104 años, supo distanciarse a tiempo, de cualquier sombra trujillista. Su situación es frontalmente opuesta a la de otros intelectuales, que, atrapados unos en el patíbulo del miedo, otros deslumbrados por la expectativa del oro y del poder, como efecto de la sumisión en unos casos y el deseo de formar parte de la gran construcción ideológica del trujillismoócon sus consabidas retribuciones y recompensasó se  arrodillaron ante el hombre que fue capaz de traicionar a su mentor, el presidente Horacio Vásquez, para lanzarse a un gobierno que se extendería por más de 30 años a punta de sal y sangre.

El accionar de Bosch en todo su quehacer político e intelectual, siempre estuvo vinculado de manera directa e indirecta, a luchar en el exilio por el establecimiento de la democracia, fuera de Trujillo, contra quien militó en el exterior, a través del movimiento de lucha democrática, con participación en iniciativas como la expedición de Cayo Confites, que si bien, desde el marco operativo fue fallida, aceró la vehemencia sobre la necesidad de que República Dominicana quedara libre de ese régimen de oprobio y terror.  Ciertamente, el primero de noviembre de 1937, Bosch fue nombrado jefe del servicio de información de la Dirección General de Estadísticas, pero, su prestigio como escritor había alcanzado notabilidad y el dictador Trujillo, ante tal descubrimiento, lo propuso para diputado. Bosch, que había visto a conciencia la proyección que llevaba el gobierno, ahora con el deseo expreso de comprometerlo, moral y políticamente, decidió deshacer la posibilidad.

Es así, que el 13 de enero de 1938, sale de República Dominicana rumbo a Puerto Rico, con el alegato de que quería atender la salud de su esposa, según consigna Joaquín Gerónimo, en su libro “En el nombre de Bosch”.     En una entrevista que le hiciera el Listín Diario, publicada el 30 de junio de 1979, sobre los motivos que lo impulsaron a salir del país hacia el exilio, lo plantea de la manera siguiente, dejando constancia de cuál fue su pensamiento, sobre la tiranía en ciernes:“Salí por varias razones, pero la más importante fue que un día Mario Fermín Cabral me pidió que fuera a verlo al Hotel Presidente, donde vivía cuando estaba en la capital y me dijo, con cara de preocupación, que Trujillo estaba pensando hacerme diputado y que yo debía pensar muy bien lo que debía hacer. Conociendo como lo conocía, entendí toda la gravedad de esa advertencia”.

“Si alguien se distinguía en cualquier actividad pública, Trujillo le ofrecía un puesto en su gobierno, y era peligroso no aceptárselo, y decidí irme del país a pesar de que eso también era muy peligroso”, refiere el autor de La Mujer, en la misma entrevista. Con Juan Bosch, la tiranía de Trujillo fue, más que una fuente de inspiración en contra de las actitudes personalistas de un régimen que no respetaba las libertades públicas, el fruto de los errores históricos de los procesos políticoósociales que durante siglos se fraguaban en República Dominicana, como lo expresa el escritor en su libro “Trujillo: causas de una tiranía sin ejemplos”.Esta comprensión del creador de ensayos emblemáticos como “Composición Social Dominicana”, o “Dictadura con respaldo popular”, alcanzó sus matices cuando Bosch llegó a Cuba y se comprometió con proyectos y procesos vinculados a la nueva visión que encarnaba la revolución cubana. De ahí que luego comprendiera que una  tiranía de la magnitud de la que se enclavaba en el alma y en la vida física  de República Dominicana, con todo un engranaje ideológico, estructurado con los patrones de apoyo de naciones como Estados Unidos, y la lucha contra la expansión del comunismo, solo podía ser combatida con una intencionalidad de repercusiones políticas, que aglutinara el descontento y las frustraciones de patriotas que anhelaban el sueño de retornar a su país y, al hacerlo, emprender el hallazgo de una idea de corte democrática, que, se debe decir, porque es una huella histórica, culminó con la fundación en 1939, del Partido Revolucionario Dominicano.

Lucha desde el exilio
Bosch más que mantener una actitud crítica ante la dictadura que atenazaba a los dominicanos e incidir entre los grupos militantes del exilio de manera pasiva, tomó partido en intentos como la frasada expedición de Cayo Confites, Cuba, en 1947.

En carta enviada por Bosch a Trujillo en el aniversario 117 de la Independencia Nacional, el 27 de Febrero de 1961, apenas tres meses antes del ajusticiamiento, el autor de “La Mañosa” le dice que la atmósfera política del hemisferio sufrió un cambio brusco a partir del 1 de enero de 1959 y que sea cual sea la opinión que se tenga de Fidel Castro, la historia tendrá que reconocerle que ha desempeñado un papel de primera magnitud en ese cambio de atmósfera continental”.

Y agregó: “Ya no somos tierras sin importancia, que pueden ser mantenidas fuera del foco de interés mundial. Ahora hay que pensar en nosotros y elaborar toda una teoría política y social que pueda satisfacer el hambre de libertad y de justicia”.

UNA BUENA GESTIÓN, PERO DURÓ SIETE MESES
Es preciso apuntar que Bosch había ganado las elecciones del 20 de diciembre de 1962, las primeras que se realizaban en el país luego de la decapitación de la dictadura trujillista, en las cuales derrotó a Viriato Fiallo y a otros seis candidatos al lograr el 59% de los sufragios –obtuvo 628,044 votos de 1,054,944, con lo que alcanzó también un predominio en el Congreso Nacional–. Su gobierno, que se inauguró el 27 de febrero, solo duró siete meses, pues fue derrocado el 25 de septiembre de 1963. Su derrocamiento constituyó la mutilación de un programa de Gobierno que pretendía reivindicaciones sociales sin precedentes en la historia dominicana.

COMENTARIOS 2
Comentó: sajumachatama
De: Estados Unidos, philadelphia pa.
"santsimo". no hay una sola gota de traicion en este "gran señor"."el profesor juan bosch".¿ cuan grande debio haber sido el dolor de este magnifico forjador;el entender al final de su jornada, que su primer instrumento de lucha habia sido absorbido por el engranaje corrupto del quehacer politico; y que su segundo proyecto ya tenia todo preparado para montarse en tren de la coprrupcion. de todas formas la historia es suya "señor bosch".
30 Jun 2013 5:49 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: jfvargas
De: República Dominicana, Azua
La reseña escrita debajo de la fotografía dice, cuatro meses después de haberse establecido en su país el partido fundado en 1939. Pero por favor diga que fue el PRD, porque esa es la historia no trate de de ocultarla y sea justo
30 Jun 2013 10:23 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en La República