http://images2.listindiario.com/image/article/419/680x460/0/74BC1EA7-C239-4EF7-845A-039F94879AD1.jpeg
Imprimir sin imágenes
Listin Diario
23 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:18 AM
La República 5 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
CONFERENCIA
La minería alcanzará 3% del PIB
EL DÉFICIT DE LA BALANZA COMERCIAL EN EL PAÍS DISMINUIRÍA EN CERCA DE US$1,300 MILLONES
  • Disertación. El director general de Minería, Alexander Medina, cuando exponía el pasado jueves como orador invitado en el almuerzo de la Cámara Americana de Comercio.
Compartir este artículo
Santo Domingo

Los recursos minerales de La Hispaniola son conocidos desde los tiempos de la colonia española cuando los conquistadores hicieron esfuerzos por recuperar el oro en los ríos del nuevo mundo descubierto hasta entonces. El principal estudio del potencial minero del país provino del Servicio  Geológico de los Estados Unidos, que hizo un gran sondeo geológico y geográfico en todas las regiones y emitió un reporte en 1921. Este informe reportó la existencia de yacimientos de níquel en Bonao y oro en Cotuí.

En términos generales, la minería moderna en nuestro país tuvo sus inicios en los años 50 con las operaciones de Sal y Yeso en Barahona,  la fábrica de cemento Colón al norte de Santo Domingo y  con la explotación de bauxita en Pedernales por parte de la Alcoa Exploration Company en 1959. Posteriormente se inauguró la mina de níquel de Falconbridge Dominicana en 1972 y la de oro en óxidos de Pueblo Viejo por parte de Rosario Resources en 1975, la cual pasó a ser propiedad del Estado dominicano en 1979. En el año 2008 se inauguró la mina de cobre y oro de Cerro Maimón, operada por Cormidom, subsidiaria de Perilya Limited de Australia.

Acercándonos a estos momentos de la historia, este año 2013 marcará la inauguración oficial de los proyectos mineros de oro, plata y cobre  en sulfuros de Barrick  Pueblo Viejo y de oro y plata  en la presa de colas de Las Lagunas en Pueblo Viejo por parte de la empresa Panterra Gold de Australia. Asimismo, se reiniciará la explotación de la mina de bauxita Las Mercedes en  Pedernales. De modo que,  con la mina de Falcondo y las operaciones antes mencionadas, en el país tendremos 5 operaciones mineras activas para la producción metálica de oro, plata, cobre, ferroníquel y la bauxita.  

Las reservas probadas de los recursos minerales del país permiten que la riqueza minera fluya a través de la economía nacional por los próximos 30 años. Así vemos que la reserva mineral de oro, plata, zinc y cobre en Pueblo Viejo durará por al menos  30 años, las de níquel en Falcondo durarán otros 20 años, las de cobre en Cerro Maimón  al menos 10 años y Las Lagunas estará en operación por 8 años. Por su parte las reservas de bauxita del país en todos sus depósitos alcanzan para una operación continua de 20 años.

En tanto la operación de las plantas metalúrgicas de Cerro Maimón y Las Lagunas, ofrecen una gran oportunidad para que los depósitos pequeños de oro y cobre existentes en el país puedan ser explotados. Estos depósitos en el orden de 100 a 300 mil onzas de oro que no tienen reserva suficiente para justificar una planta de procesamiento propia, ahora podrían ser minados y procesados en estas plantas metalúrgicas ya existentes. A su vez estas oportunidades de procesar minerales de otras minas permitirán que las plantas de Cerro Maimón y Las Lagunas operen por mucho más tiempo del  originalmente proyectado.

Mineria no metálica
Quisiera dedicar unos minutos a otra actividad minera importante del país como lo es la minería no metálica. Dentro de este renglón, al día de hoy operan 50 empresas de explotación minera. De las cuales siete son productoras de cemento Portland, 19 de agregados y calizas, 12 de rocas ornamentales,  cinco de carbonato de calcio y cal, tres de yeso y cuatro de cerámicas y baños.

Las empresas cementeras han creado y mantienen cerca de 15,000 puestos de trabajo directos a nivel nacional con una inversión cercana a los mil millones de dólares.

En este año 2013 estarán en operación dos nuevos hornos de clínker para cemento Portland que procesarán mineral de caliza y yeso de las minas del país. Estos nuevos hornos están siendo instalados por Inversiones Panamericana en Boca Chica y Cementos Andino en Pedernales,  en adición a los que ya operan Cemex en  San Pedro de Macorís, Cemento Cibao en  Santiago y Domicen en Peravia.  

La producción total de cemento en el país es cercana a cuatro millones de toneladas métricas al año, la cual suple tanto al mercado nacional como a mercados internacionales, destacándose las exportaciones a Haití, Colombia, Venezuela y a otros países del Caribe socios del país en Cariforo. Otro renglón importante de minería no metálica es la explotación de piedra caliza, de la cual al cierre del primer semestre de 2012, República Dominicana exportó 121,341 toneladas métricas.

Pequeña minería
Otro importante renglón minero son: la pequeña minería y la minería artesanal debido a su impacto social y a la gran cantidad de personas que se benefician de esa actividad, por lo que su apoyo es importante para el Gobierno dominicano. La Dirección General de Minería tiene identificados en todo el país 21 operaciones activas de pequeña minería, los cuales están explotando oro, ámbar, larimar, mármol, yeso, alabastro, caliza y lajas ornamentales. Hemos identificado que esta actividad minera genera actualmente cerca de 3,000 empleos directos  y cerca de 7,000 beneficiarios indirectos,  y con un gran potencial de crecimiento en el empleo en las zonas de operación.

Muchos dominicanos dedican su tiempo productivo para lavar oro en los ríos de las provincias de El Seibo, Santiago, Santiago Rodríguez, Valverde, San Francisco de Macorís y San Cristóbal. Otros explotan ámbar en Santiago, Puerto Plata, Hato Mayor y Bayaguana. En Barahona tres cooperativas explotan larimar; en Sánchez Ramírez otro grupo explota mármol y en Samaná extraen lajas decorativas. El yeso y el alabastro son extraídos por pequeños mineros de Barahona y Bahoruco.

Dado el gran impacto social en oportunidades de empleo que la actividad de la pequeña minería puede ofrecer, la Dirección General de Minería está promoviendo la participando de las agencias gubernamentales Pymes del Ministerio de Industria y Comercio, PROMIPYMES, el Consorcio Nacional de Competitividad, el Idecoop, el Cenadarte y la Digecom con el propósito de apoyar a los productores con financiamiento, organización asociativa y apoyo técnico minero, a fin  de incrementar el empleo y la sostenibilidad de la actividad de la pequeña minería.

Estas iniciativas entre agencias del Estado, también está dirigida a crear valor hacia abajo de la actividad minera, con la integración y organización de pequeños empresarios, artesanos y orfebres que trabajen el oro, la plata y las piedras semipreciosas de larimar y ámbar,  para  producir artículos de joyería y artesanía que finalmente sean ofrecidas al amplio mercado turístico del país.

Desarrollo institucional de la DGM
Un total de 128 concesiones de explotación minera, cubriendo un área de 170,685 hectáreas, han sido otorgadas hasta la fecha por el Estado dominicano a través de la Dirección General de Minería y el Ministerio de Industria y Comercio. 61 solicitudes de concesiones de explotación, todas para minería no metálica, están en proceso de evaluación y aprobación.

Tres concesiones de exploración y explotación petrolera están vigentes. Recientemente a los concesionarios de las mismas se les ha exigido un mayor nivel de actividad en los trabajos exploratorios de esas concesiones. Esto por el enorme interés estratégico del país por encontrar depósitos petroleros y que estas concesiones sean exitosas en sus exploraciones.

Consecuentes de esa prioridad estratégica de incrementar las exploraciones petroleras, estamos promoviendo la realización de estudios geofísicos y geosísmicos en el mar para aumentar el conocimiento de nuestras potencialidades petroleras y atraer inversión de calidad en esa área.  

En la actualidad nuestra Dirección está procesando 290 solicitudes de concesión de exploración. Repartidas en 163 solicitudes para concesiones de minerales metálicos, con un área total de 827,227 hectáreas y 127 solicitudes para exploración de minerales no metálicos, con un área de 512,824 hectáreas. La Dirección General de Minería tiene el objetivo de responder a todas las solicitudes de licencias de exploración en proceso para este año 2013.

La prioridad en el procesamiento de las solicitudes anteriores al 2013 será para las empresas que demuestren tener los recursos necesarios para emprender las exploraciones y proveer empleo, y que también hayan demostrado solvencia moral en el cumplimiento de sus obligaciones con concesiones anteriores otorgadas por esta Dirección.

En Minería estamos adecuando nuestros procesos de otorgamiento de concesiones de exploración para entregarlas en un plazo de cuatro meses después de recibida la solicitud. Esto gracias a la iniciativa del presidente Danilo Medina, de ordenar a las instituciones públicas encargadas de  otorgar permisos para iniciar inversiones en el país, de que los mismos sean otorgados en sólo cuatro meses a través de la Ventana Única de Inversión (VUI).

El presidente Danilo Medina tiene como visión, que los inversionistas coloquen sus capitales en los proyectos lo más rápido posible y que el pueblo dominicano vea el flujo positivo de la inversión extranjera y local a través de nuevos empleos directos  e indirectos generados por el efecto de esas inversiones en la economía dominicana.  

Hemos adecuado los requerimientos de documentación de los solicitantes,  a fin de que la misma sea recibida completa desde el inicio del sometimiento de la solicitud de exploración, para evitar que el proceso de otorgamiento de la concesión sea detenido por falta de algún documento.

En este momento, en la Dirección General de  Minería tenemos el propósito de que toda nueva solicitud de concesión de exploración de minerales, que sea presentada en el 2013 con toda la documentación requerida,  sea aprobada en sólo cuatro meses. Este nuevo proceso asegurará que en Minería no se pare la aprobación de la concesión de exploración por expedientes incompletos.

Este alto nivel de actividad en las solicitudes de concesiones de exploración le puede dar una idea al país del gran interés de los inversionistas nacionales y extranjeros, atraídos por las historias de éxitos del país en producción y exploración de oro, plata, cobre y zinc y que quieren participar en la  exploración y descubrimiento de nuevas riquezas mineras en República Dominicana.

Y es que República Dominicana está de moda en el mercado de inversión para empresas de exploraciones mineras llamadas Junior Mining. Las compañías Goldquest y Unigold, que han reportado hallazgos en el país, son las número uno y número dos del tope de las 10 compañías mineras de exploración con mejor desempeño en el 2012, de acuerdo a la publicación Resources Investing News. Igualmente, la revista minera de circulación mundial Mining Journal le dedicó una sección especial a la minería de República Dominicana en su edición de esta última semana de enero 2013.

En la Dirección General de Minería apoyamos totalmente a todos los inversionistas que operen su concesión minera. Y tenemos el firme propósito de colaborar con los inversionistas para disminuir las barreras que puedan detener sus trabajos.

En consecuencia, aplicaremos todas las herramientas que nos provee la ley minera y su reglamento para asegurar que los tenedores de concesiones cumplan sus compromisos con el Estado dominicano, ya declarados en el plan de trabajo e inversiones propuestas para el desarrollo de toda concesión minera aprobada

Es nuestro propósito elevar el nivel técnico de la Dirección,  atrayendo jóvenes talentos a Minería, para cumplir nuestra tarea de supervisión y control de las actividades mineras previstas en la ley. Estamos adecuando las condiciones de trabajo en la institución para hacer que esa aspiración se haga realidad en este año.

Minería y sus Impactos en el Desarrollo y la Economía Dominicana
República Dominicana vive hoy su mejor momento en el desarrollo de su riqueza minera,  al tener en operación cuatro plantas metalúrgicas que procesan minerales de oro, plata, cobre  y níquel.  Desde las etapas de construcción de las plantas de procesamiento de minerales, hasta las actuales etapas de operación continua para la producción de metales, vemos que las actividades de la minería tienen un impacto altamente positivo en la creación de valor en la economía nacional y en el desarrollo social del país.  

En tiempos recientes, el impacto significativo de la minería en la economía nacional comenzó a sentirse mayormente desde el 2007 cuando Falcondo exportó 1,100 millones de dólares y pagó 350 millones de dólares en impuestos, luego en 2009 cuando se inauguró Cormidom Cerro Maimón con una inversión de US$100 millones y se comenzó la construcción de Barrick Pueblo Viejo con una inversión de US$4,000 millones y la construcción de Envirogold Las Lagunas con inversiones de US$90 millones.

Estos impactos los vemos en los incrementos en la inversión extranjera directa (IED) y las reservas de divisas, en el aumento de los ingresos del gobierno y los municipios, en la contribución a la renta nacional, en la creación de empleos y en el alivio de la pobreza.

La creación de valor de la riqueza creada por la minería, no solo se expresa en la producción de metales para exportación, sino también hacia arriba en la cadena de valor creada por la minería en el desarrollo de la capacidad de empresas dominicanas como suplidoras de equipos para la Minería, empresas de construcción civil y metalmecánica, servicios de seguridad y protección, alimentación del personal, suministro de insumos para la producción, y empresas que ofrecen servicios de minado, carguío y transporte en su propia flota de camiones mineros.

La Minería y el Empleo
La contribución del sector minero al ingreso nacional total se ha traducido en un significativo incremento en la creación de empleos con la construcción y operación de plantas metalúrgicas en el sector minero.

En términos del mercado de trabajo, la dinámica que rodea los empleos mineros es diferente de la de otros sectores. Son miles los dominicanos que se ganan el sustento gracias a las operaciones  mineras, tanto de manera directa como indirecta,  al cuantificar el efecto multiplicador en la actividad comercial de las comunidades que las albergan

Esto así, porque el conjunto de habilidades promedio y los ingresos de un trabajador de la industria minera formal, supera por lejos los de otros sectores, como por ejemplo, los de un trabajador agrícola. Tales diferencias significan que el empleo minero puede apuntalar otras actividades económicas. Solo hay que ver la gran actividad comercial que se ha desarrollado en los distritos mineros de Maimón, Cotuí y Bonao, así como el gran dinamismo de la actividad inmobiliaria y construcción de casas y edificios.

De hecho la industria minera ahora se enfrenta a una falta de mano de obra calificada a medida que los nuevos proyectos y ampliaciones de minas compiten por los mejores trabajadores y empleados, desde operarios hasta gerentes. Actualmente existe en el país una gran escasez de geólogos, ingenieros de minas, ingenieros metalúrgicos e ingenieros geofísicos. Por ejemplo  Barrick Pueblo Viejo, el más importante proyecto minero del país tiene el 12% de su empleomanía de nacionalidad extranjera, la cual según nos informaron sus ejecutivos,  tienen los planes para reducirlo a solo 2% en los próximos años, desarrollando el talento de los empleados y técnicos dominicanos.

La Minería y las Comunidades Locales
La perspectiva social de las comunidades que albergan los yacimientos mineros en explotación o en proceso de construcción para explotación, deberemos verla a través de la variedad de impactos locales positivos y cambios marcados en los patrones de vida para los residentes en las comunidades.  Los cambios que hemos visto en Cotuí, Maimón, La Vega y Bonao son palpables y se ven reflejados en nuevas oportunidades de empleo y la transferencia de habilidades laborales, mejoras en la infraestructura, en clínicas y escuelas, pero también están en una importante inmigración nacional de personas en búsqueda de oportunidades económicas

Igualmente, a nivel local los impactos económicos de las minas también se reflejan en el consumo directo de sus salarios en la economía local de los empleados mineros, en las compras a proveedores locales y los empleados de proveedores nacionales que gastan sus salarios localmente. Así como los proveedores nacionales que gastan sus ingresos de las minas en insumos locales y en el pago de impuestos.

Las mejoras en infraestructura y las transferencias directas a los municipios de las riquezas generadas por la minería son impresionantes. Así,  las provincias de La Vega, Sánchez Ramírez  y Monseñor Nouel recibieron directamente más de 1,300 millones de pesos en 2007 y 2008 provenientes de las operaciones de Falcondo y el ayuntamiento de la comunidad de Maimón ha recibido más de 140 millones de pesos por las operaciones de cobre de Cerro Maimón desde el 2010. La provincia Sánchez Ramírez  y todas las comunidades aledañas a Barrick Pueblo Viejo recibirán el 5% de las ganancias reportadas por la operación de la mina.

Un punto luminoso a destacar son las contribuciones a la comunidad y proyectos financiados mediante el régimen de contribuciones voluntarias de las empresas mineras. Falcondo Xstrata Nickel a través de su Fundación Falcondo,  ha invertido desde 1991 más de 500 millones de pesos, la mitad de ellos en educación con su programa de apadrinamiento de escuelas públicas, y el resto en salud, desarrollo de pequeños productores campesinos y apoyo cultural en las provincias de Monseñor Nouel y La Vega contribuyendo significativamente al desarrollo humano de esas provincias. El municipio  de Cotuí recibió en 2010 una contribución de Barrick Pueblo Viejo de dos millones de dólares como parte de una donación directa de siete millones de dólares por seis años para infraestructura municipal.

Las contribuciones totales de la minería han ayudado a que en la provincia Monseñor Nouel se midan avances sociales importantes. Según el informe provincial de la Oficina Nacional de Estadística (ONE), los habitantes de Bonao y sus municipios cercanos, a todas luces parecen tener mejores condiciones de vida que el promedio del resto de la población dominicana. En términos generales cerca del 74.24% de la población vive en casa de concreto, mientras el porcentaje nacional es de apenas 66.47%, también se registran menores tasas de mortalidad infantil y el 51% de los hogares reciben agua del acueducto directamente en sus viviendas, mientras el porcentaje nacional es de solo 35.90%. Desarrollos similares y aún mejores podrá exhibir la provincia Sánchez  Ramírez dentro de pocos años por el impacto en su desarrollo de la nueva minería del oro.

Otras comunidades han visto  los efectos sociales y económicos positivos de la minería, como los que se han desarrollado alrededor de las empresas cementeras de minería no metálica. Son los casos de Cementos Andino en Pedernales, Cementos Cibao en el sur de Santiago, Cemex en San Pedro de Macorís, Domicen en Palenque, Cementos Santo Domingo en Azua,  Cementos Colón en Nigua y más recientemente el Consorcio de Inversiones Panamericanas en Gautier y Boca Chica.

En fin, el efecto de la minería en la economía local es un puntal importante para el desarrollo de las comunidades en donde operan las empresas mineras en República Dominicana.

Minería en el PIB, Exportaciones, Inversión Extranjera y Balanza de Pagos
Previa a la entrada en operaciones de las minas de Pueblo Viejo y las Lagunas, la contribución al PIB real de la actividad de explotación de minas y canteras reportadas por el Banco Central, representaba solo el 0.2% del PIB nacional. Se estima que para 2013, año de inicio de la producción comercial de oro, este aporte se incremente 10 veces hasta alcanzar el  2.0 % del PIB. El potencial de crecimiento futuro de la participación de la minería en el PIB puede llegar al 3%, al incluir los nuevos yacimientos de San Juan y Restauración a desarrollarse en el futuro.

Hasta el 2012 las exportaciones totales en el sector minería están explicadas fundamentalmente por la exportación de Ferroníquel. Con la entrada del oro a la matriz de exportaciones dominicanas, se estima que éstas en total se incrementen en 20%, solo con la entrada en funcionamiento de las minas de Cotuí. Escalando así la minería a una posición de principalía entre los grandes sectores de exportación del país.

Por efecto de este aumento en las exportaciones mineras, el déficit en la Balanza Comercial del país disminuirá en alrededor de $1,300 millones de dólares de mantenerse la cotización actual de ese preciado metal.

Así como en 1971 la inversión minera de US$180 millones por parte de Falconbridge fue el monto de inversión extranjera más  grande del país, nuevamente la operación minera de Barrick Pueblo Viejo constituye el más grande proyecto de inversión privada de cualquier tipo  jamás emprendido en el país. Con una inversión mayor de cuatro mil millones de dólares, durante su construcción llegó a crear en su pico más de 11 mil empleos. Esta inversión logró aumentar la percepción de los inversionistas de que República Dominicana es un destino seguro para la inversión extranjera tanto en minería como en otros sectores de la economía.

Un ejemplo de ello es el comunicado de Panterra Gold’de Australia, que el pasado 20 de enero anunció  “la concentración de todas sus actividades en República Dominicana debido a su potencial de exploración y a su estabilidad política”

En los últimos seis años el flujo de capitales consolidado de la inversión extranjera en el área de minería ha ascendido a US$3,548 millones, representando el 15.1% de toda la inversión extranjera recibida por el país en el periodo 2006 al 2012.  

Este año  2013 será para Barrick Pueblo Viejo su primer año de operación comercial y tendrá más de 2,000 empleados permanentes y  contratistas. En sus primeros  cinco años producirá al menos un millón de onzas de oro al año, que a los precios actuales representa un valor superior a los ocho mil millones de dólares.

De acuerdo a Mining Journal, una revista especializada en minería de circulación mundial, el total de oro en el depósito de Pueblo Viejo, contenido en las reservas, más los recursos probables alcanza los 37.4 millones de onzas de oro, lo que hace de Barrick Pueblo Viejo el más grande deposito de oro de Latinoamérica, la séptima mina de oro en producción más grande del mundo y el 12avo depósito de oro más grande del mundo,  incluyendo a los depósitos que no han entrado todavía en operación.

Esta operación minera estará influyendo positivamente en la economía nacional por los próximos 40 años y tan pronto los compromisos del financiamiento para la instalación de la planta metalúrgica sean cubiertos, los aportes al Estado y a la economía serán aun mayores que los que  se recibirán en los primeros años.

El sector minero será uno de los más grandes contribuyentes fiscales en República Dominicana  en los próximos años. Tan pronto se termine de pagar la inversión de Envirogold Las Lagunas  estimada para el 2014 y la de Barrick Pueblo Viejo estimada para 2016, esta contribución al fisco aumentará significativamente. Ambas operaciones pagarán el canon del 3.2% del retorno bruto de fundición, el 25% de impuesto sobre la renta y el 28.75% de la participación de las utilidades netas.

La importancia de que la base de recursos naturales del país sea utilizada para generar flujos notables de impuestos al Estado, genera una economía cada vez más diversificada y crea un signo positivo en términos de la sustentabilidad económica y social del país.

La Dirección General de Impuestos Internos ha creado una oficina dedicada a la administración tributaria de la recolección de los impuestos generados por los nuevos contratos mineros. Esto devela la importancia de la minería en los recursos del Estado. Y para ello esta oficina cuenta con el apoyo técnico de la Dirección General de Minería, el Ministerio de Industria y Comercio y el Ministerio de Finanzas.

La Dirección General de Minería, junto al Ministerio de Economía y Planificación y la Cámara Minera y Petrolera estamos promoviendo la incorporación del país  a la Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva (EITI, por sus siglas en inglés) para que la riqueza minera del país sea recibida con transparencia por la población dominicana. Este es un proceso largo de certificación a juzgar por lo que ha ocurrido en otros países, y en que los beneficios de la transparencia en torno a la contribución económica de la minería debería resultar en un mayor foco en las maneras en que los ingresos mineros se utilizan y la calidad de ese gasto. En el futuro, tal y como se ha visto en otros países, el cumplimiento del EITI estará impulsado por una cooperación entre las compañías mineras y la sociedad civil en un contexto donde tradicionalmente tal cooperación ha sido difícil de alcanzar, lo cual redundará en un mayor reconocimiento de la contribución de la minería a la economía y a la sociedad dominicanas.

Minería y Desarrollo Sostenible
Todo proyecto minero desarrollado en el país debe ser diseñado sobre la base de la sostenibilidad ambiental y social. La minería moderna debe dar respuesta aceptable de todos sus impactos  medioambientales y sociales al Estado Dominicano, así como a la sociedad en su conjunto. Las operaciones mineras de nuestro país trabajan apegadas a ese compromiso y desarrollan soluciones que garanticen que sus impactos no afecten negativamente a las personas y el ecosistema que les rodea.

Es así como en términos ambientales la mina Falcondo ha desarrollado una amplia tecnología forestal para la remediación de terrenos minados y con mucho éxito se ha rehabilitado el bosque impactado por la minería creando un amplia cubierta boscosa de las áreas ya cerradas por la minería, que se pueden apreciar en los frentes mineros de Loma Caribe, Loma Peguera y Loma Ortega.

Igualmente en Barrick Pueblo Viejo han logrado controlar la corriente de agua ácida generada por las lluvias sobre la mina de sulfuro de oro que drena en el río Margajita. Es notable la mejoría del río al verterse solo agua tratada, limpia y clara con PH balanceado y ver que el efecto de agua con color oscuro en el río ya ha sido eliminado, para beneficio permanente de las comunidades y predios agrícolas aledaños.

Otro ejemplo a mencionar es el de Cormidom Cerro Maimón, que se ha convertido en un reservorio productor de agua limpia al recoger toda el agua lluvia que cae en la mina, tratarla y  drenar al ambiente tres veces más agua limpia que la que necesitan para su proceso. Estos son ejemplos de la tecnología aplicada por la minería para controlar sus impactos en el medio ambiente.

Por su parte, la operación de Envirogold Las Lagunas fue diseñada desde sus inicios como una operación ambiental para limpiar la presa de colas Las Lagunas, mediante la recuperación del oro contenido en dichas colas y neutralizándolas para depositarla de nuevo en la presa de forma ambientalmente sostenible. Sus resultados son altamente satisfactorios en términos ambientales y en la recuperación del oro para el pago de impuestos al Estado y retorno para sus inversionistas. Una buena solución al impacto social de la minería, fue la manera en que Falcondo manejó exitosamente la reubicación de la comunidad La Manaclita, acompañándolos continuamente para asegurar que las compensaciones recibidas les hicieran mantener un nivel de vida superior después del traslado. Igual proceso exitoso de traslado realizó el Estado dominicano y Barrick Pueblo Viejo con el reasentamiento de la comunidad de El LLagal. Estos traslados son ejemplo de minería responsable y socialmente sostenible.

Según el reporte del Ministerio de Medio Ambiente, República Dominicana tiene 25% de su territorio declarado área protegida nacional, equivalente a 12,035 kilómetros cuadrados. De su superficie marina, tiene 48,031 kilómetros cuadrados también declarados como áreas protegidas.

En esas áreas protegidas de nuestro territorio, la Dirección General de Minería no está autorizada a emitir ninguna licencia de exploración ni de explotación minera, así como en ninguna de las otras áreas que la ley minera especifica.

Desarrollos Mineros Futuros
En adición a las minas en operación y las reservas probadas de minerales en el país, existen al menos dos nuevos proyectos de exploración que tienen el potencial de convertirse en nuevas explotaciones mineras de oro y cobre en los próximos cinco años.  Nos referimos a los yacimientos de El Romero y La Escandalosa en la provincia San Juan y el de Los Candelones y Loma Piñita en Restauración, provincia Dajabón. Estos nuevos yacimientos y sus alrededores tienen el potencial de contener al menos 10 millones de onzas de oro entre los dos, que a los precios de hoy representan un potencial recurso mineral con valor de más de  16 mil millones de dólares.

También la empresa Everton Resources ha reportado muy interesantes resultados de perforaciones con buenos valores de plata y contenidos de oro y cobre en su concesión de exploración Extensión Pueblo Viejo, en el área adyacente a Barrick Pueblo Viejo en la provincia Sánchez Ramírez

La compañía Goldquest que explora los yacimientos de la provincia San Juan ha informado a la Dirección General de Minería que tiene el plan de invertir al menos 10 millones de dólares en el 2013,  para completar 40 mil metros de perforación para la definición de las reservas del yacimiento de El Romero y Loma Los Comíos. Este yacimiento será presentado el próximo mes de marzo en Toronto, Canadá, como uno de los descubrimientos de oro del 2012 en el mundo, durante el marco de la convención minera mundial  de Prospectores y Desarrolladores de Canadá (PDAC).

Por su parte,  la empresa Unigold que explora en la provincia Dajabón también tiene el plan de invertir otros 10 millones de dólares para realizar 40 mil metros de perforación para la definición del yacimiento Los Candelones y Loma La Piñita.

Estas inversiones ya están representando hoy día  un gran impacto económico en las comunidades de Restauración en Dajabón, en donde se han generado 140 empleos por esta actividad y en la de Hondo Valle, en San Juan, donde la empresa ha contratado más de 100 personas.  

Estos nuevos desarrollos mineros podrían estar en construcción a partir del año 2015 y en operación tres años más tarde, representando un gran avance en términos de nueva infraestructura, miles de nuevos empleos, mayor actividad económica para la zona de Restauración en Dajabón y Sabaneta en San Juan de la Maguana, y además nuevos impuestos para el Estado, que se traducirán en mayores recursos del país para educación, salud pública y para el fomento de la actividad productiva.

Conclusión
Los beneficios presentes y futuros de la industria minera a la economía y al desarrollo de República Dominicana son extensos y van más allá de la cantidad de empleos en el sector minero formal y sus efectos positivos para las comunidades.

Los impactos locales de las operaciones mineras son significativos desde el punto de vista social y económico, pese a que hay disputas y controversias alrededor de la minería. Sin embargo, para la mayoría de las comunidades, pasando por el empleo, las compras a proveedores locales, las contribuciones a la comunidad y el pago de impuestos, los beneficios a las comunidades locales son variados y valiosos.

Los indicadores económicos y los resultados de las exploraciones no capturan los impactos cualitativos de la minería sobre los individuos y familias de las regiones mineras donde se destacan algunas historias con impacto humano sobre las oportunidades creadas por la minería. Basta citar la entrevista que publicó recientemente el Listín Diario sobre una familia campesina viviendo en lo más apartado de la cordillera de la provincia de San Juan, impactada económicamente por la exploración de oro de la compañía Goldquest. Esta familia paso de percibir un ingreso de subsistencia en el campo a tener ingresos de 30 mil pesos mensuales, al emplearse el esposo como ayudante de perforación ganando 22,500 pesos y su esposa ganando 7,500 pesos como ayudante de cocina. Como ellos, toda la comunidad de Hondo Valle de San Juan se ha beneficiado de las exploraciones mineras que están proveyendo empleo para todos en esa comunidad. Estas historias son aun más dramáticas en comunidades mineras como Cotuí, Maimón y Bonao, en donde miles de habitantes tuvieron la oportunidad de elevar su estándar de vida a través del empleo seguro, programas de capacitación e ingresos más altos.

La riqueza derivada de las reservas probadas de minerales existentes en el país tiene un valor mayor de 60 mil millones de dólares, calculados a los precios actuales. Es esta la riqueza minera,  que será explotada y exportada en los próximos  años,  la que constituye una real oportunidad para el desarrollo nacional venidero.

La minería ha reentrado a la economía de República Dominicana con altos vuelos para quedarse como uno de los pilares fundamentales del desarrollo nacional. A partir del 2013 la minería será junto al turismo, la agricultura, las zonas francas, el comercio y la industria,  uno de las mayores contribuyentes al producto interno bruto, a las exportaciones, al ingreso de divisas y a las contribuciones al Estado dominicano.

Muchas Gracias

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en La República