http://images2.listindiario.com/image/article/411/680x460/0/6F2BE5A4-BA44-4966-AEED-C228ED600AAF.jpeg
Listin Diario
31 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:43 AM
La República 31 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
URGENCIAS DURANTE FERIADO
Fiestas de fin de año: un escenario de accidentes
AUTORIDADES DICEN QUE EL HOSPITAL ESTÁ REBOSADO Y NO CABEN MÁS PERSONAS
  • Tensión. El área de emergencias del hospital Darío Contreras es abarrotada por los familiares de pacientes que son asistidos por el personal médico. Allí hay poca seguridad para los profesionales.
Compartir este artículo
Isabel Leticia Leclerc
isabel.leclerc@listindiario.com
Santo Domingo

Sentado a la entrada de la sala de Emergencias del hospital Doctor Darío Contreras, recibiendo a los pacientes que aún llegaban con preguntas e inquietudes, luego de recibir asistencia durante el feriado de navidad, estaba el doctor Luis Francisco Cabrera, jefe del servicio de Emergencias.

La gente casi no lo dejaban atender la entrevista y él, atento, tampoco quería dejarlos sin orientación médica, hasta que decidió dirigirse a una oficina, para alejarse del murmullo.

Con 20 años laborando en el hospital, y casi dos en el cargo, Cabrera siente que el Darío Contreras se ha convertido en el hospital preferido de muchos, a pesar de que el espacio es cada vez más pequeño para atender tantos casos. “Estamos rebosados; ya no cabe la gente”, expone.

Narra que a pocos días de finalizar el año, la cantidad de pacientes aumenta, por lo que durante el asueto de navidad y las fiestas de fin de año, el personal de emergencias se incrementa y se abastece de todos los insumos necesarios para atender los imprevistos que nunca faltan en diciembre. La atención médica es reforzada con el servicio de varios especialistas.

Alrededor de ocho médicos residentes, siete de ortopedia, ocho anestesiólogos y ocho maxilofaciales, forman un equipo que intenta hacer todo su aporte humano y profesional para que, aunque sea enyesados o suturados, los pacientes se vayan a sus casas.

El doctor cuenta que la mayoría de los afectados que llegan al centro traumatológico durante el festejo de navidad tienen un componente maxilofacial (referente a los huesos de la cara), y por eso necesitan de los especialistas.

Motoristas Cabrera asegura que los accidentes de tránsito, específicamente de motoristas, son las principales causas de los ingresos de pacientes con traumas. Relató que en la mañana del pasado 24, llegó un grupo de cuatro personas, quienes abordaban una moto y sufrieron un accidente. “No llegaban a 20 años. Ese es el gran dolor de cabeza de nosotros en los hospitales de trauma, la gente no hace consciencia”, externó el médico.

Dos jovencitas con traumas en la cabeza y en el pecho fueron los resultados graves de este hecho.

El alcohol es un componente que influye mucho en estos casos, dijo el especialista, y señaló que casi todos los pacientes que asisten en esta temporada han ingerido bebidas alcohólicas en exceso.

“La época es parecida a la de Semana Santa”, dice. “Lo que pedimos es que la po- blación haga consciencia, no pedimos que se queden en la casa, pero que sea con cierto grado de mesura porque nos vamos a seguir matando en la calle”, advirtió el jefe de emergencias del Darío Contreras. “El alcohol es un tema que hay que seguir debatiendo y discutiendo”.

Asimismo, entiende que hay mucha gente que no festeja durante el año y espera estas fechas para realizar todo lo que en meses anteriores no hizo, “como si el mundo se fuera acabar”. Y precisamente eso logran.

Cabrera lamenta que, según las estadísticas, los pacientes accidentados en su mayoría, son jóvenes que andan en las calles conduciendo a velocidad elevada y en ocasiones, atropellando gente.”Hace falta educación y que las autoridades puedan hacer su papel, no es que no lo ejercen, pero es difícil, a veces con la gente no se puede”, manifestó.

Con pesar, considera que las leyes solas no pueden actuar si no hay consciencia de la población.

Una vocación En el hospital Luis Eduardo Aybar la situación es similar.

Gladys Sánchez, residente de tercer año de cirugía, expresa que durante las festividades, cuando ve que la mayoría de los casos registrados en el hospital correspondes a jóvenes, eso le produce rabia.

Agrega que durante los días festivos cuando le ha tocado trabajar, le invade un intenso deseo de compartir con sus familiares, como se hace tradicionalmente en el país.

“Uno siempre tiene deseos de estar con su familia en una fecha tan importante, porque uno es un ser humano; pero también hay una parte de la vida que uno no puede rechazar, que es el trabajo, y esto, además de ser un oficio, es una vocación; sino fuera por eso, no estuviéramos aquí”, afirmó.

Embarazadas y alcohol En la lista de casos que se presentan en los centros de salud, además de accidentes de jóvenes, las embarazadas también protagonizan la noche. En el antiguo Morgan, el ingreso de parturientas en las pasadas fiestas de Navidad, en comparación con años anteriores, fue mínimo. Sin embargo, luego del feriado de Nochebuena, aumentó.

Yleni Durán, ginecobstetra, informó que lo casos más comunes que presentan las pacientes son rotura de membrana, producto de la ingesta excesiva de alcohol, siendo frecuente la llegada de embarazadas con intoxicación alcohólica. “Una parturienta, el año pasado, se cayó de un motor y presentó un desprendimiento prematuro de membrana, mientras que a otra le propinaron un tiro cuando compartía en un colmadon; el niño estaba muerto, ella se vio muy grave y hubo que desembarazarla”, recordó.

La especialista refiere que en el centro médico tratan de prevenir esos casos y orientar a las pacientes. Las consultas, según cuenta, son el escenario donde empiezan a instruirlas para que no practiquen acciones que son normales en mujeres que no están embarazadas, pero que son un riesgo para ellas.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en La República