http://images2.listindiario.com/image/article/403/680x460/0/730513CA-FEF9-4B6C-932B-2EBC76C5F16B.jpeg
Listin Diario
30 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:30 PM
La República 20 Noviembre 2012
Comentarios 4 - último digitado en 20 Nov a las 4:34 PM
Tamaño texto
MIGRACIÓN
Dominicanos en Haití: migrantes desconocidos
LA SACUDIDA QUE SINTIÓ EL PAÍS VECINO EN 2010, CON UN TERREMOTO DE 7.3 GRADOS, MÁS QUE ALEJAR A SUS VECINOS, LOS ACERCÓ COMO NUNCA EN LA MIGRACIÓN Y LA ECONOMÍA
  • Una cocina móvil de los Comedores Económicos Dominicanos recorre las calles de Haití próximo al palacio presidencial, donde se ha instalado un equipo de la institución para adiestrar a un personal haitiano. Se debe a un acuerdo entre ambas naciones, ya que en unos meses este país adquirirá equipos parecidos a los dominicanos.
Compartir este artículo
Juan Eduardo Thomas
Puerto Príncipe, Haití

Los pasos de algunos dominicanos por las calles de Puerto Príncipe, la capital de Haití, suelen conducir a la prostitución o la delincuencia para la mayoría de sus compatriotas en el lado oriental de la isla. Es el único destino prohibido para quienes deciden emigrar de la tierra del merengue .

Quizá debido a esto tras los trescientos noventa kilómetros de línea fronteriza hay cierto recelo a identifi carse como dominicano, aun cuando la presencia refl eje comodidad y holgura económica .

En Petion Ville, donde desplazarse por sus empedradas montañas es unirse al ajetreo, al rugir de los cláxones y a aquel interminable mercado que se extiende por toda la ciudad, la pregunta que se hacen los haitianos es qué buscan nuevos dominicanos por sus lares, no por mal, sino porque en cierto modo les sorprende.

Aquí viven por encima de 10,000 dominicanos según dijo a principios de año el embajador dominicano Rubén Silié, una población que de acuerdo con Miguel Martínez, exdiplomatico y presidente de la Asociación de Dominicanos Residentes en Haití (ADDREH), no llegaba a 6,000 en 2009, antes del terremoto .

No es simplemente que la cifra de dominicanos aquí haya aumentado, sino que las relaciones han cambiado .

Quienes cruzaron la frontera en ambos sentidos en 2011 fueron 191,920 personas, dejando detrás el mayor total de los últimos años que se había registrado en 2007, cuando 142,803 personas lo hicieron .

Haití se transformó en un mercado vital para la economía dominicana, convirtiéndose en el destino número dos de las exportaciones. Estas crecieron de US$177 millones en 2005 hasta US$1,100 millones en 2011, según datos de los economistas Edwin Croes y Luis Vargas. Y la evolución de los migrantes haitianos a República Dominicana se constata en que ya no solo se habla de jornaleros para la agricultura o de obreros para la construcción .

Las relaciones entre ambos países han evolucionado hasta el punto de que no es sorpresa caminar por los adoquines de Petion Ville y escuchar una bachata armonizar la noche, o que una cocina móvil de los Comedores Económicos Dominicanos se pasee por las ruinas del palacio presidencial junto a un rítmico 2x4 de tambora que emerge de la “Súper Parada Latina”, un pequeño comercio regenteado por manos dominicanas .

“Aquí vienen ingenieros, obreros, técnicos, gente que está trabajando aquí y quiere estar en su ambiente”, relata Josefi na Durán, dependiente del negocio que hace años levantaron su hermana y espo- so, un ciudadano haitiano .

Ella, con cuatro años residiendo en el país, reconoce que ser dominicano en Haití implica cargar con una serie de prejuicios en República Dominicana, pero aclara que parte de las malas creencias se deben al desconocimiento existente .

Ella sabe de otras cosas. Conoce de los compatriotas que están por esta tierra y que suelen reunirse cada tarde con la cerveza que los conecta con su pasado, de los que perdieron el sentido y deambulan por las calles, y ha escuchado de quienes entraron bajo el manto de las redes de prostitución, un negocio que involucra a sectores a ambos lados de la frontera, pero del que muy pocos se atreven a hablar .

Vida y relaciones Hay algo, sí, que los dominicanos residentes en Haití, el 1.1% de los migrantes nacionales de acuerdo a la Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples (ENHOGAR) 2011, publicada por la Ofi cina Nacional de Estadística (ONE), saben bien y lo aclaran al principio de cada conversación: “El que no sabe hacer nada no puede venir aquí” .

Andrés Betances, “El Maestro”, Frank Germán, Lauro Suriel y Alex Carrasco pertenecen al grupo de dominicanos que en los últimos años han emigrado al vecino país .

Se trata de técnicos industriales y de informática, del director del primer proceso de formación del plástico, y del encargado de inyección en la producción de Plásticos Haití (Haití-Plastics), la más importante industria dedicada a estos afanes en el vecino país. Junto a ellos labora otro grupo de quince dominicanos .

Germán explica que en principio viajaba cada cierto tiempo a realizar algunos trabajos, pero que a su salida de The Wilbes Dominican, una zona franca instalada en la provincia Peravia que se trasladó hasta Haití por las difi cultades de producción que enfrentaba, según supo, se estableció de forma permanente aquí .

“No es lo que la gente piensa .

Se pinta un monstruo (de Haití) y no es así”, asegura Germán .

  ASISTENCIA A DOMINICANOS
“Lo que sucede allá, (en República Dominicana) suena aquí”, dice el activista refiriéndose al trato que se le da a los haitianos .

Desde la asociación aboga para que los dominicanos tengan al día sus documentos, a fin de que no estén de forma irregular en el vecino país .

 TRATADO DE LIBRE COMERCIO
Al asumir el poder, el presidente dominicano Danilo Medina planteó su intención de firmar un acuerdo de libre comercio con Haití. Calificó, en aquella oportunidad, como necesario crear puntos fronterizos “modernos, seguros y confiables” .

Su compañero, Carrasco, revela algo casi desconocido en su país de origen: “La mano de obra del extranjero cuesta, y mucho”, asegura .

Maisy Edward Florentino, un mecánico automotriz con un ingreso promedio por encima de US$3,500 al mes, refrenda las palabras de Carrasco a unos kilómetros de distancia. Arribó a Puerto Príncipe con la simple idea de reparar la transmisión de un vehículo, y durante su estancia de un par de días apareció la posibilidad de conseguir trabajo .

En aquellos días, hace ya siete años, conoció a otros dos dominicanos: León Ramírez y Wilfred Jiménez Cabrera, con quienes formó la sociedad que les permite sostener económicamente a sus familiares en República Dominicana .

“Hay muchos dominicanos, los técnicos en sistemas de calidad (los puestos de trabajo claves) son extranjeros .

peruanos, fi lipinos, dominicanos…”, reconoce .

Florentino reside en Tabarre, en las afueras de Puerto Príncipe, en un amplia casa de la que aprovechan su patio como taller automotriz .

Aquí ofrecen sus capacidades a importantes empresas haitianas como Acierie d’ Haiti, aparte de brindar el servicio a particulares. De lo ganado aquí, explica, envía remesas a sus familiares residentes en Bayona, Santo Domingo Oeste .

Por cierto que las remesas llegadas desde Haití, de acuerdo a la encuesta ENHOGAR 2011, representaron el 0.9 por ciento del total recibido por República Dominicana en 2010, que ese año fueron unos US$2,998.3 millones .

Crecimiento
Martínez, el activista por los derechos de dominicanos en Haití, asegura que el número de dominicanos se elevó en los meses que siguieron al terremoto, en parte en el aspecto técnico. Resalta el hecho de que cientos de compatriotas han estado contribuyendo a la reconstrucción de Haití .

Sin embargo, dice que muchos dominicanos debieron regresar al no ver el empuje que se pensó tendría el sector construcción tras el seísmo .

Martínez reconoce la oportunidad de trabajo que representa para los dominicanos el vecino Haití, en principio por la califi cación de la mano de obra, pero alerta sobre la necesidad de ir allí con un contrato de trabajo. De esta forma, dice, el migrante “va más seguro” .

Según contó a LISTÍN DIARIO Martínez, hay un proyecto para realizar un censo con el apoyo logístico y económico de la Ofi cina Internacional para la Migración (OIM), para lo cual solo necesita la autorización de la embajada dominicana .

Con este estudio se podría conocer en detalle las características de la migración dominicana en este país, y entre otras cosas permitiría la instalación de mesas de votación para las elecciones presidenciales, según explicó. Se trata de la evolución de una incipiente migración que encontró a sus primeros protagonistas entre la década del sesenta y setenta, según la antropóloga haitiana Rachelle Charlier Docucet, de un destino que ha acogido a millares de criollos y que hoy día representa un importante mercado económico para los intereses nacionales .

Eso sí, una población pequeña cuando se compara con la migración dominicana hacia otras naciones, pero sin duda la de menor conocimiento y la que más silencios genera .

Apolinar Oviedo ‘Miguel’, otro mecánico automotriz, que no recuerda exactamente la fecha en la que llegó (dice que pudo ser en 1985), sustenta la idea de que se necesita de cierta preparación para pisar tierra haitiana con intenciones de quedarse .

Lo hace en el entendido de que los puestos de obreros ya están cubiertos por la población haitiana, que por lo regular son las plazas que buscan los dominicanos que deciden emigrar .

Ante esto, podría interpretarse la situación como la oportunidad de una migración profesionalizada hacia el vecino país, aunque no necesariamente de grandes proporciones .

Israel del Orbe puede ser un ejemplo de esto. Como todos, emigró en búsqueda de mejores condiciones para él y los suyos. Y las consiguió .

Es el director técnico de la compañía Culligan, principal empresa procesadora de agua en Haití .

De los ingresos obtenidos en esta nación, según cuenta, puede colocar cada quincena el monto que sostiene a su mamá y tres hijos en el Libertador de Herrera, un populoso sector de Santo Domingo Oeste. Extraña a su familia, su ciudad, su país, pero admite que se trata de una especie de sacrifi cio momentáneo .

Como todos los migrantes estos dominicanos sueñan con volver a casa. Aunque al parecer algunos se quedarán por un tiempo. Cuando el semáforo cambia a rojo y la actividad comercial de la esquina llama la atención, hay algo saliendo de los estéreos callejeros .

Dos bachateros dominicanos, Zacarías Ferreira y Anthony Santos, suelen ser los predilectos junto al desconcierto que se vive en las calles haitianas.  

 ALGUNOS HECHOS DE LAS RELACIONES  
1822-Haití ocupa el lado oriental de la isla La Española .

1844-Se proclama la Independencia dominicana .

1929-Tratado entre República Dominicana y Haití sobre la delimitación de la Frontera .

1930- Asume el poder el dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo .

1936-Protocolo de revisión del tratado dominico-haitiano en enero de 1929 sobre la delimitación de la frontera  1822-Haití ocupa el lado oriental de la isla La Española .

1844-Se proclama la Independencia dominicana .

1929-Tratado entre República Dominicana y Haití sobre la delimitación de la Frontera .

1930- Asume el poder el dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo .

1936-Protocolo de revisión del tratado dominico-haitiano en enero de 1929 sobre la delimitación de la frontera .

 1937- Matanza de haitianos propiciada por el dictador dominicano Rafael L. Trujillo .

1952- Firma de acuerdo sobre jornaleros agrícolas para trabajar en República Dominicana .

1963-Jean Claude Duvalier ordena invadir embajada dominicana en búsqueda de un opositor .

1996- Creación de la Comisión mixta bilateral RD y Haití 1999- Firma de protocolo de repatriaciones entre ambas naciones .

2008- La gripe aviar que afectaba a RD paralizó la venta de aves y huevos hacia Haití .

2010- Terremoto 7.3 grados en Haití causó más de 300,000 muertes .

República Dominicana sirvió de centro de acopio para canalizar las ayudas .

Se registran casos de cólera en Haití, meses después se presentan en RD .

2012- Firma de acuerdos en comercio, inversión, turismo; transporte fronterizo y seguridad entre ambas naciones .

Reacticación de la Comisión mixta bilateral .

2012- Se anuncia la primera visita hacia Haití del presidente dominicano Danilo Medina .

Interesados en equilibrar las relaciones comerciales
Ante el crecimiento desequilibrado de las relaciones comerciales, el ministro haitiano de Comercio e Industria, Wilson Laleau, entiende que no solo se necesita mejorar las inversiones, sino que los intercambios comerciales deben ser más equitativos .

“Eso va a dar sentido a las relaciones, porque cada ciudadano de ambos países va a tener interés en el progreso del otro”, afi rmó .

Su idea es que cada uno de los dos países debe comprender que su bienestar depende del otro .

El ministro haitiano asegura que los intercambios económicos entre ambas naciones no pueden seguir de esa forma, y dijo que Haití debe crear más trabajos porque estos intercambios no se podrán conseguir a largo plazo si Haití no cuenta con nuevos presupuestos .

“Para comprar los bienes dominicanos debemos tener presupuesto en Haití, y para eso debemos exportar. Los dos Estados deben ponerse a pensar en su futuro común y comprender que ese futuro depende de los progresos económicos de Haití y RD”, le dijo el ministro haitiano a LISTÍN DIARIO .

Haití no puede ser solamente un mercado para los dominicanos, asegura el presidente de la Cámara Haitiana de Comercio, Hervé Denis, quien hizo un llamado a los empresarios dominicanos para que vayan allí a invertir en la producción industrial .

De antemano adelanta que en muchos lugares hay oportunidad para la inversion dominicana, con la facilidad de que podría asociarse con capitales haitianos, lo cual generaría más empleos en su país. “Los salarios son más baratos”, dice .

Laleau advierte: “Las relaciones económicas entre ambos países deben ser más respetuosas”, agregó el ministro. Dijo tener conocimiento, producto de personas que quieren vender sus productos en República Dominicana, que es más fácil ver los productos dominicanos entrar en Haití que lo inverso .

“Comprendemos que el Estado dominicano quiera proteger sus inversiones, sus trabajos, pero para que las empresas progresen deben vender en Haití y lo inverso”, aseguró .

Indicó que se deben desarrollar las actividades en las dos partes de la isla, esto último a través de la Comisión Mixta, todo con una agenda común para “trabajar con respeto como lo he dicho” .

Empresas dominicanas Hasta el momento en Haití no se conoce la cantidad ni el tipo de empresas dominicanas que hay allí instaladas, aunque el ministro haitiano reveló a LISTÍN DIARIO que en septiembre se inició el proceso de levantamiento de datos para conocer la inversión extranjera en ese país .

Dijo que aproximadamente para enero del año entrante se tendría la lista, pero adelantó que tiene conocimiento de que muchas empresas dominicanas se dedican a la construcción, al comercio y a la venta de bienes .

Algunas de estas lo hacen junto a fi rmas haitianas, explicó .

Dijo que cuando llegó al gobierno el presidente Martelly se querían facilitar las cosas para atraer inversión al país, sobre todo de la dominicana, de la que aún esperan reacciones “muy positivas”. Aseguró que han visto respuestas importantes en el sector construcción, y resaltó como importante tener en cuenta la modernización de las inversiones para que todo sea bien para los dos lados de la isla .

COMENTARIOS 4
Comentó: Veaney
De: República Dominicana
O sea que van tecnicos RD calificados. Que se regresen / acaben el trafico de prostitución a amabos lados dela frontera.Vemos como son de rigurosos la migracion haitiano.¿Por que no lo puede hacer Rd con respecto a los ilegales haitianos?
20 Nov 2012 9:11 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: yosoyel20
De: República Dominicana
soy dominicano residente en haiti,veo muy bien el articulo,aunque no comparto con la sifra,mencionada por el embajador Ruben silie,veo muy necesario y positivo la idea del Ing.Miguel Martinez,sobre el censo,para saber cuantos somos en realidad. BLAS MEDINA.
20 Nov 2012 1:30 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: yosoyel20
De: República Dominicana
yo
20 Nov 2012 4:15 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: yosoyel20
De: República Dominicana
soy dominicano residente en haiti,el articulo esta muy bien aunque no creo que las cantidad mencionada por el embajador ruben silie, sea real,la idea del ing.miguel martinez,sobre un censo lo veo positivo,e importantes,para realmente cuantos somos.
20 Nov 2012 4:34 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en La República