http://images2.listindiario.com/image/article/434/680x460/0/CB8C0686-EBD5-41A6-93C2-19884C8B1CA2.jpeg
Listin Diario
23 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:51 AM
Entretenimiento 13 Abril 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
Algo de lo mejor

XV Muestra Internacional De Cine de SD

El festival, que llega a su aniversario número 15, se lleva a cabo desde el pasado jueves y seguirá hasta el próximo 20 de abril, con un programa que incluye unas 50 películas
Compartir este artículo
Armando Almánzar R.
Santo Domingo

“Amour”
¿Es “Amour” una historia de amor? Por supuesto que lo es y, además, es una historia de amor insuperable. Porque, cuando se habla de este tipo de historias, de inmediato se nos llena la mollera de imágenes resplandecientes de Brad Pitt y alguna hermosota como Scarlett Johanson.

Pero, como muy bien demostrara Clint Eastwood con “The Bridges of Madison County”, el amor no conoce límites de edad, y esa idea la secunda y supera el formidable Michael Haneke con este prodigioso film (que, por cierto, se desarrolla casi íntegro en el estrecho margen de un apartamento, por lo cual no debe haber costado gran cosa) que es “Amour”.

Porque ahora los amantes son dos ancianos, seres que han pasado unidos durante años y años y que, de buenas a primeras, ven sus vidas cambiar por obra y gracia de una enfermedad.

No es nuestra labor contar lo que les sucede a esos dos ancianos, pero sí decirles que muy pocas veces en el mundo del cine se han podido llegar a las imágenes de una manera tan vívida, tan hermosa, tan conmovedora las vidas de dos seres humanos.

Por supuesto, a lo mejor algunas mentes descascaradas están pensando ahora que no hay más que buscarse un par de vejestorios y ponerles a hacer carantoñas.

Pero no, lo primero es que se precisa de un guión de una muy fina urdimbre para no caer ni en el ridículo ni en lo manido y simplista.

Lo segundo es que hay que tener un director de fotografía que sepa mover la cámara en interiores captando lo mejor y más intenso de las actitudes de los personajes, un director que sepa cabalmente lo que desea y, como es natural, dos intérpretes magistrales: Juan Louis Trintignant y Enmanuelle Riva. Así se hace cine, así se hace Arte Cinematográfico. 

“Blanca Nieves”
Conversando con los compañeros de “Cineasta radio” les decía que nos pasamos casi todo el desarrollo de este formidable film tratando de colegir lo que habría de hacer Pablo Berger para terminar esta fábula cuyo final, por supuesto, conocen todos aquellos que alguna vez en su vida leyeron cuentos infantiles. Y, cuando en efecto arriban esos instantes finales, entonces fue cuando me convencí de que estaba viendo una excelente película.

Porque, no se fíen del título, Berger no nos cuenta la fábula de siglos, sino que nos ofrece su muy particular versión de ella situándola a principios del pasado siglo en España, en blanco y negro y… ¡muda! Por supuesto, tenemos que insistir mucho en la tremenda calidad de esta película recordando, como debe ser, que muchos dominicanos, entre los cuales se encuentra una buena cantidad que se dice “amante del cine”, que desde que encienden la TV y aparecen imágenes en blanco y negro cambian el canal.

Pues, insistimos, esta “Blanca nieves” de Pablo Berger” es una fábula de cuatro siglos atrás, en blanco y negro, muda… ¡y formidable! 

“Rose”
Wojtek Smarzowski, ese es el nombre del señor que hizo este film, es polaco, nunca habían escuchado su nombre y no se avergüencen por ello: nosotros tampoco. Y este señor nos sumerge en una de las historias más dolorosas, pero a la vez hermosas, que hayamos visto en años.

Nos transporta a una región de Polonia que, ilo témpore, perteneció a la Germania primitiva, una etnia que habita ese lugar cuando es invadida por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial y que sufrió los horrores de una guerra.

Pero luego, cuando se inicia la historia, ya los de Hitler han sido vencidos y el territorio total de la república polaca es dominado por Stalin, y para ellos resulta peor el remedio que la enfermedad: la crueldad de los nuevos invasores es tremenda. Pero, a ello se une la discriminación: los polacos originales les tildan de pro-nazis, los desprecian y colaboran con los soviéticos en el abuso total.

La historia la vemos a través de un ex soldado que consigue refugio en casa de una mujer cuyo esposo fue asesinado y que precisa de ayuda para el cultivo. Y lo que sucede entre ellos, lo que sucede con ella en especial, con él luego, con los jefecillos soviéticos locales, con los amigos ocasionales, es un impresionante relato de amor y dolor que, teniendo en cuenta que no se está inventando por inventar, que esas historias se van contando de generación en generación, nos deja transidos de espanto y, además, rindiendo pleitesía a ese señor polaco de nombre de difícil pronunciación por saber hacer cine con gente normal y con pocos recursos: Wojtek Smarzowski. 

“Grupo 7”
“Grupo 7” no es otro film policial al estilo “Miami Vice” o “CSI”. Es una película del español Abel Rodríguez que cuenta de manera descarnada y pormenorizada cómo funcionaba un grupo policial especial así denominado durante los años que van de 1987 a 1992 en Sevilla, cuando las autoridades de esa ciudad, a la espera de la Feria Mundial que habría de levantarse en ese último año, quisieron poner un freno a la rampante delincuencia criminal que imperaba.

Y, hasta cierto punto, el cuarteto que conformaba ese “Grupo 7” tenía carta blanca para hacer y deshacer. Pero no se trata de la rutinaria cantaleta de los buenos contra los malos, del bien contra el mal, sino de cómo, embebidos más y más en la práctica de una violencia insana, los integrantes del grupo, y muy en especial el miembro más joven, quedan atrapados en ese vórtice que les atrapa, les envilece, les hace inhumanos. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña