http://images2.listindiario.com/image/article/451/680x460/0/44F33C71-C21E-4CAB-B4BD-5B4BE34D2B79.jpeg
Listin Diario
26 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:21 AM
El Deporte 30 Junio 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
A TIRO DE HIT....
Los Piratas navegan cómodos
Compartir este artículo
Kevin Cabral
kevcabral@hotmail.com

El año era 1992 y fue la última ocasión en que un equipo de los Piratas de Pittsburgh logró una marca superior a .500. Guiados por la ofensiva de Barry Bonds y Andy Van Slyke y por una buena rotación de abridores encabezada por Doug Drabek, Randy Tomlin, Bob Walk y un novato llamado Tim Wakefield, ganaron 96 partidos para llevarse el título divisional y avanzar a la Serie de Campeonato, donde perdieron frente a los Bravos de Atlanta con el dramático sencillo del dominicano Francisco Cabrera.

Bonds, quien obtuvo ese año el segundo de sus siete premios de Jugador Más Valioso, se declaró agente libre al concluir la temporada y posteriormente firmó con los Gigantes de San Francisco, donde permaneció durante los últimos quince años de su controversial carrera.

La salida de la mega-estrella provocó el desmembramiento de ese equipo que estuvo en los playoffs tres años consecutivos, iniciando la peor etapa en la historia de una de las franquicias tradicionales del béisbol.

Por las señales que hemos visto en esta temporada, parece que la era de oscuridad está por terminar en Pittsburgh. Los Piratas protagonizan una excitante lucha divisional con los Cardenales de St. Louis y Rojos de Cincinnati, planteándose la posibilidad de un escenario donde los tres clasifiquen para la post-temporada.

Pitcheo Mejorado
En el caso que nos ocupa, lo primero que debemos destacar de los Piratas es la mejoría de su pitcheo. El joven zurdo Jeff Locke ha sido uno de los secretos mejor guardados de la LN, compitiendo con Matt Harvey y Clayton Kershaw por el liderato de efectividad y acumulando marca de 7-1. Ya ha tenido seis salidas de seis entradas o más sin permitir carreras.

Por otro lado, el prospecto Gerrit Cole ha sobrepasado las expectativas en sus primeras salidas, tocando 100 mph con su bola rápida y localizando con maestría sus lanzamientos, hasta el punto de que ha promediado menos de una base por bolas por cada nueve entradas.

En el caso del dominicano Francisco Liriano, se podría argumentar que está lanzando su mejor béisbol desde 2006, cuando fue uno de los mejores novatos del béisbol antes de lastimarse el brazo. El zurdo tenía marca de 6-3, 2.30 en sus primeras nueve aperturas, con más de un ponche por entrada y apenas dos cuadrangulares permitidos en 54.2 episodios.

Noten que no hemos mencionado a A.J. Burnett y Wandy Rodríguez, los dos principales lanzadores de este equipo al comenzar la temporada, quienes están pautados para regresar de lesiones en los próximos días. Si agregamos el nombre de Charlie Morton, recuperado de una cirugía en su codo, podemos concluir que los Piratas tienen una profundidad en su rotación que no veían en décadas. En cuanto al bullpen, el trabajo del cerrador sorpresa Jason Grilli y del preparador Mark Melancon ha sido superbo, encabezando uno de los mejores cuerpos de relevistas de las Grandes Ligas. Aquí la única preocupación es que el dirigente Clint Hurdle ha tenido que recurrir muy frecuentemente a su bullpen, el cual podría acusar cansancio en la recta final de la temporada.

McCutchen y los dominicanos encabezan ofensiva
Ofensivamente, dependen de la producción de Andrew McCutchen y los dominicanos Pedro Alvarez y Starling Marte. Alvarez ha concluido un tórrido mes de Junio, dejando atrás el sabor amargo de un lento inicio, mientras que Marte ha demostrado sus tremendas herramientas. Cuando su control de la zona de strike mejore ñ en este momento se ha ponchado casi seis veces por cada transferencia recibida ñ el jardinero capitaleño podría ser una de las próximas estrellas del deporte.

Igualmente importantes han sido los aportes de Russell Martin, veterano receptor firmado en la temporada muerta. El canadiense ha guiado con maestría el pitcheo del conjunto, además de aportar poder de extrabase a la alineación.

Un detalle digno de mencionar es que los Piratas sobrevivieron muy bien la parte inicial de la temporada, cuando el calendario no les favorecía. Ahora están iniciando un trecho de nueve partidos, seis de ellos en casa, donde enfrentarán equipos con marca negativa.

Que no se repita la historia
El gran reto para los Piratas es dejar atrás los colapsos de segunda mitad que dieron al traste con sus temporadas de 2011 y 2012. El 18 de Julio del año pasado compartían el primer lugar de su división con los Rojos de Cincinnati, exhibiendo marca de 51-40. De ahí en adelante ganaron apenas 28 y perdieron 43 para terminar en cuarto lugar a 18 juegos de la cima.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña