El Deporte 13 Abril 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
BOXEO

Rigondeaux y Donaire listos para la pelea

EFE
Nueva York

El boxeo tiene este fin de semana una gran cita en el Radio City Music Hall, de Nueva York, donde el cubano invicto y dos veces medallista olímpico Guillermo Rigondeaux unificará título en la categoría supergallo con el filipino Nonito Donaire.

Ambos llegan a la pelea con la necesidad de conseguir la victoria si quieren establecerse como el mejor del mundo en su categoría, pero para Rigondeaux también es la gran oportunidad de demostrar en el profesionalismo toda la clase que aportó como aficionado.

Rigondeaux, que ha ganado once peleas como profesional, ocho de ellas por la vía rápida, tiene en su poder el título de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), mientras que Donaire (31- 1, con 20 nocáuts) posee el de la Organización Mundial (OMB) y ambos los exponen para unificarlos.

El púgil cubano quiere demostrar que puede ser colocado en la lista de los mejores boxeadores del momento y disfrutar de los beneficios que tiene la elite con peleas estelares en Las Vegas y Nueva York.

Pero para eso tendrá no sólo que ganar sino también dar un verdadero espectáculo boxístico con golpes que impresionen a los aficionados y muestren que la pelea es un auténtico ‘clásico’.

Si la misma no tiene ese resultado final, al margen de quien consiga el triunfo, ambos habrán perdido de cara a su futuro como profesionales, pero especialmente Rigondeaux, de 32 años, que será visto como el culpable de haber hecho una pelea defensiva y aburrida, de típico contraataque, que no arriesga.

Mientras que Donaire, al que ya se le conoce su estilo agresivo y es visto como el futuro Manny Pacquiao del boxeo filipino, tiene como objetivo demostrar que puede penetrar la defensa de Rigondeaux desde los primeros asaltos y conseguir una gran victoria.

Nadie cuestiona la gran forma física de Rigondeaux, su técnica incomparable, su gran contraataque y la manera como cautiva con sus nocáuts que logró ante el puertorriqueño Rico Ramos y Teon Kennedy, en el 2012.

Pero también se ha comprobado que su mandíbula no es la que más aguante los golpes, como demostró en las peleas por el título que realizó ante el panameño Ricardo Córdoba y el méxicoestadounidense Robert Marroquín.

Los críticos consideran que Rigondeaux no va a poder aguantar el castigo que infrinja Donaire, un púgil que tiene un gran aguante y siempre va para adelante en su ataque sin dar respiro a sus rivales.

“El sábado veremos a ver que tipo de boxeador es Donaire cuando se enfrente a un rival de verdad”, declaró Rigondeaux, que se convirtió en profesional en el 2009 después de demostrar ser uno de los mejores púgiles aficionados del mundo.

“Las críticas no me importan porque sé como me preparo, trabajo y me entrego al deporte”.

Rigondeaux considera que cada rival es diferente y por lo tanto debe adaptarse a su estilo para hacer la mejor pelea, pero llega preparado tanto mental como físicamente para conseguir la victoria.

“Es cierto que me voy a enfrentar a un gran rival, pero estoy preparado y hecho una gran labor junto al entrenador Pedro Díaz”, destacó Rigondeaux.

“También estoy convencido que como Donaire hay mejores boxeadores que no tienen el mismo reconocimiento”.

Por su parte Díaz, al que ya tuvo como entrenador cuando ambos formaban parte de la época dorada del equipo nacional de boxeo de Cuba, no tienen ninguna duda del triunfo de su pupilo y de lo gran boxeador que es.

“Voy a decirles algo claramente para que lo puedan compartir con el mundo”, declaró Díaz. “Tengo la misma opinión que Freddie Roach, que es considerado como el mejor entrenador del mundo: Rigondeaux es un boxeador grandioso, un peleador muy técnico, muy fuerte y veloz”.

Díaz, que también dirige al puertorriqueño Miguel Cotto, aseguró que Rigondeaux posee todos los elementos para ser no sólo campeón sino un gran campeón.

“El sábado, los que dudaron del talento de Rigondeaux podrán ser capaces de apreciar que es uno de los mejores boxeadores en el mundo, mas allá de lo poco que lleva en el profesionalismo”, subrayó Díaz.

“Rigondeaux es todo coordinación y excelencia”, añadió. Díaz considera que no hay actualmente un boxeador que sea tan completo como Rigondeaux, que además entiende el boxeo desde que lo comenzó a practicar como un ‘arte’.

“Cuando los críticos de Rigondeaux lo vean pelear, usar su cerebro, las piernas de Rigondeaux brillar y su gran coordinación de manos, entonces la opinión pública y la de los expertos de boxeo y los fanáticos de los deportes en general sabrán de lo que estamos hablando”, agregó Díaz.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña