Editorial 1 Marzo 2013
Comentarios 3 - último digitado en 1 Mar a las 11:12 AM
Tamaño texto
El turno de los infantes

Una de las obligaciones medulares del Estado es la de asistir y proteger a la niñez y a los adolescentes, garantizándoles su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos fundamentales.

El numeral 1 del artículo 56 de nuestra Constitución declara inclusive de alto interés nacional la plena protección de los niños, niñas y adolescentes “contra toda forma de abandono, secuestro, estado de vulnerabilidad, abuso o violencia física, psicológica, moral o sexual, explotación comercial, laboral, económica y trabajos riesgosos”.

Al amparo de ese predicamento, el presidente Danilo Medina ha anunciado que promoverá la construcción de 300 estancias infantiles y 1,100  centros comunitarios con sus redes familiares, de aquí al 2016, a fin de asistir a los menores de cinco años que son hijos de madres solteras o forman parte de familias carenciadas.

En el país hay centenares de niños expuestos a los riesgos de un abuso sexual, a los accidentes caseros o a la franca desprotección y cuidado maternal o familiar, ya que muchas madres tienen que dejarlos solos en las casas para poder trabajar.

Es así como, en esa atmósfera de desatención, muchos niños se hacen pasibles de ser manipulados por adultos o se van a la calle a exponerse a los vicios de los juegos o las drogas o a la actividad delictiva. Ya hemos visto cómo se ha incrementado el número de adolescentes implicados en pandillas o consumo de drogas y de niñas que salen embarazadas a los diez y once años, cuando ni siquiera se han desarrollado, se han educado o han madurado.

Las estancias infantiles pueden convertirse en el gran refugio, en una especie de hogar sustituto de estos menores, donde podrán jugar y socializar, aprender las tempranas tareas de su formación educativa, y educarse en valores. Es una especie de tabla de salvación para ellos y para sus progenitores, porque en las estancias también encontrarán buena alimentación, buen trato y, talvez, las ropas y otros utensilios que necesitan para tener una vida más digna de la que hasta ahora llevan.

 La decisión presidencial ha sido, pues, certera y oportuna, y su impacto social será enorme. De eso no nos cabe duda.

COMENTARIOS 3
Comentó: alexander03
De: República Dominicana
Los niños son el reflejo de la bondad olvidada de los adultos es una obligación del Estado es de asistir y proteger a la niñez y a los adolescentes.
1 Mar 2013 8:24 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: NataliaRodriguez008
De: República Dominicana
Es hora de brindarle techo a aquellos niños que no tienen donde vivir, que bueno, también hay jóvenes que se ven afectados por la misma situación.
1 Mar 2013 9:18 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: ramonita23
De: República Dominicana
El proyecto de las estancias infantiles es muy necesario e importante ya que muchas desgracias infantiles ocurren a causa de que las madres dejan a los infantes solos para irse a trabajar,con la construcción de estas tendrán un lugar seguro donde dejar a sus hijos bien cuidados.
1 Mar 2013 11:12 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Editorial