Listin Diario
30 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 7:36 PM
Editorial 17 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
Cardiología necesita más recursos del presupuesto
Compartir este artículo

El sector de la salud pública tiene previsto manejar el año entrante, si se aprueba el presupuesto tal y como ha sido diseñado por el Poder Ejecutivo, más de 53 mil millones de pesos.

Con esos recursos, se dará un impulso a la remodelación y reequipamiento de varios grandes hospitales públicos, lo cual es una correcta decisión.

En un contexto de sector privilegiado, junto con el de la educación, es previsible que otras esferas conectadas a la salud de la ciudadanía reciban el año próximo más atención presupuestaria para poder ofrecer a la población los servicios asistenciales que les ha prometido el Gobierno.

Aprovechamos, pues, la coyuntura, para solicitar a los legisladores que asignen al Instituto Dominicano de Cardiología un presupuesto mayor al de años anteriores, que siempre lo hemos considerado, como dice el pueblo, una “chilata”, ya que esta entidad, que es una ONG, ha establecido las bases de numerosos programas para extender sus servicios a la población.

Ya cuenta con una unidad para consultas y atenciones de emergencias en la zona Este de la provincia de Santo Domingo, desde la cual se evaluarán y se referirán a la sede principal, en el sector Los Ríos, de la capital,  los pacientes que ameriten de atenciones especializadas.

Resulta que si no se asigna un presupuesto que pueda garantizar la operación de esta unidad, entonces Cardiología se verá precisado a cerrarla, y esto sí que significaría una deplorable consecuencia. Los legisladores que representan a Santo Domingo Este, y hasta el mismo alcalde de esa jurisdicción, deberían ser los primeros promotores de un mayor apoyo financiero a esta unidad de Cardiología, en razón del rango de servicios que puede ofrecer a sus habitantes, especialmente a los pobres.

 Este diario siempre ha estado pendiente del estado de situación del Instituto Dominicano de Cardiología y de ahí nuestra perseverante línea para que, como lo merecen otras instituciones de su género,  el IDC reciba los recursos que verdaderamente necesita y que lamentablemente se le regatean año tras año, inexplicable e injustificadamente.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Editorial