Listin Diario
21 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:25 AM
Economía & Negocios 8 Abril 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
ECONOMÍA DÍA X DÍA
Citar sin publicar
Compartir este artículo
Nassim J. Alemany Isaac
economia@aicoconsulting.net Twitter: @aicoconsulting

Quizás hace 10 o 15 años, las autoridades gubernamentales podían darse el lujo de citar estadísticas en medios de comunicación antes de publicar sus reportes oficiales porque no existían los medios digitales como los que tenemos en la actualidad. Lamentablemente ya eso no tiene razón de ser y debería estar prohibido.

Me refiero a la tendencia que se ha puesto de moda en los últimos años donde los altos funcionarios de distintas instituciones se refieren a datos estadísticos, casi siempre tasas de crecimiento, antes de la publicación oficial de las cifras, como una manera de “adelantar” la divulgación. Esta práctica se ha utilizado en diferentes sectores y con diferentes tipos de estadísticas.

Todas las variables oficiales deberían tener un estricto calendario de publicación, conocido por todos, con el día y la hora en que se dará a conocer el nuevo dato, ya sea mensual, trimestral o anual. No es suficiente que la variable se dé a conocer “durante la segunda semana del mes siguiente” o “cuatro meses después de finalizado el año”. El calendario de publicación debe ser preciso.

¿Y qué ganamos con eso? Bastante. El país está en un importante, aunque incipiente, proceso de desarrollo del mercado financiero que debe estar fundamentado en la transparencia y la reducción de las asimetrías de información del mismo. Todas las estadísticas públicas afectan, de una manera u otra, el desempeño de los instrumentos financieros que se transan diariamente en el mercado bursátil.

Si el déficit del sector público aumenta o disminuye, eso repercutiría automáticamente en el precio de los bonos que se transan en el mercado secundario. En la actualidad esa transmisión de precios no ocurre de manera automática porque el mercado es muy pequeño y poco desarrollado, pero debemos prever su impacto en el futuro.

Cuando el anuncio del nivel del déficit público, por ejemplo, no se hace de manera oficial acompañado de los datos que sustenten la declaración, entonces ¿cómo podremos evaluar nuestra inversión? Y si alguien obtiene el número antes que otro, ¿puede entonces aprovecharse del mercado? Esto es lo que hay que evitar.

Y eso pasa con muchas otras variables de la economía, como la actividad, los precios, datos de energía, mercado laboral, ejecuciones presupuestarias, comercio exterior, recaudaciones fiscales, entre otros. Algunas instituciones tienen calendarios de publicación mucho más precisos que otras, pero todavía falta el compromiso de publicación a tiempo y de conocimiento general. Por ejemplo, los fines de semana no se deberían publicar informaciones nuevas del mercado, ya que crea asimetría porque no le llega a todo el mundo.

Actualmente, en abril del 2013, todavía hay instituciones en las que sus últimos datos oficiales publicados son al cierre del año 2011, y en formatos de texto. Debería limitarse la publicación de estadísticas en archivos de PDF si no están acompañados de la data cruda en formato estadístico.

De algo sí estamos seguros, y es que nunca se ha “citado sin publicar” un crecimiento bajo o negativo.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña