http://images2.listindiario.com/image/article/416/680x460/0/5BB15153-B0DE-4688-A0B8-1CBC3F39F361.jpeg
Listin Diario
25 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:07 PM
Economía & Negocios 21 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
ENFOQUE

Sombras de la amnistía fiscal

LAS TASAS EFECTIVAS DE TRIBUTACIÓN (TET) SON ELEVADAS
  • Dato. Al parecer, no se corrigieron los sesgos que pudieran generar desviaciones a consecuencia de declaraciones extremas.

Compartir este artículo
Francisco Mateo Díaz
Santo Domingo

Mediante la Ley 309-12, promulgada el 7 de diciembre de 2012, y con 60 días de vigencia para su aplicación, el gobierno dominicano puso en marcha una Ley de Amnistía Fiscal, cuyo plazo para acogerse a la misma vence el 8 de febrero próximo.

A diferencia de las más recientes iniciativas en este orden, la ley deja a la decisión de la DGII la prerrogativa de aprobar o no la iniciativa del contribuyente a acogerse a la misma, pues en su artículo 2 establece que los contribuyentes que deseen acogerse a la amnistía para el ITBIS y el Impuesto Sobre la Renta deberán formalizar su solicitud a más tardar 60 días después de la entrada  en vigor de la ley, para lo cual la administración tributaria responderá dentro de los 15 días posteriores a la recepción de dicha solicitud, señalando el monto correspondiente de acuerdo a lo prescrito en el artículo 3 de la legislación o rechazando la solicitud.

Otro aspecto a destacar es que también, a diferencia de las legislaciones anteriores, la ley da potestad a la administración tributaria a fijar la Tasa Efectiva de Tributación (TET), que serviría de base para determinar el monto a pagar para acogerse a la misma, lo cual en antecedentes formaba parte de la ley. 

Los antecedentes sobre TET para amnistía o para determinaciones de oficio los encontramos en la Ley 183-07, para la amnistía de 2007 y en la Norma General 02-2010 que otorga a la DGII facultad para efectuar determinaciones de oficio.

La tabla de las TET por sectores y tramos de ingreso, que publicó la DGII en su página web, que serviría de base para el cálculo de los valores a pagar por los contribuyentes que se acojan a la amnistía para ISR e ITBIS, en comparación con los dos referentes antes mencionados, presenta tasas extremadamente elevadas para cada actividad y tramos de ingresos, lo cual parece denotar un sesgo en los parámetros de medición que dieron como resultado la misma, o que harían innecesaria una Amnistía de este género, dado que los Contribuyentes al parecer, denotan la superación de un elevado nivel de cumplimiento tributario, que no parecería guardar relación con el déficit fiscal, ya que las tasas publicadas, en la mayoría de los renglones, están duplicados en relación a los promedios expresados en la tabla similar que contiene la Norma 02-2010, de apenas un año atrás, si se parte de que la tabla para la Amnistía a ser aplicada con base al año 2011, fue calculada en base a las declaraciones efectuadas por los contribuyentes para el ejercicio fiscal 2011, o en la contenida en la Ley 183-07, que sirvió de pase para la aplicación de la Amnistía del año 2007.

Si se analiza que el ejercicio fiscal a ser tomado como base para la aplicación de la amnistía es el ingreso e impuesto liquidado del ejercicio fiscal 2011, es de esperarse que todos o la mayoría de los contribuyentes presenten coeficientes de tributación para dicho año muy próximos al promedio de su sector y tramo de ingresos en relación a lo presentado.

Por lo cual sería de esperarse que para acogerse a la amnistía el cálculo que debería hacer cada contribuyente sería el de aplicar el 0.30% a sus ingresos brutos de ese año. 

Sin embargo, la realidad expresa en la tabla dista mucho de lo que debería esperarse con relación a lo expresado por los promedios, pues al parecer en su elaboración no se corrigieron los sesgos que pudieran generar desviaciones a consecuencia de declaraciones extremas, que pudieran haberse presentado durante el período (un análisis de varianza o de desviación estándar pudo haber afinado adecuadamente el efecto de sesgos a que nos referimos), haciendo variar los promedios, dando como resultado que en la mayoría de los casos de los contribuyentes que han evaluado la opción de acogerse a la Amnistía, surge que la TET para acogerse a la misma sea igual o superior a la resultante al efectuar su declaración normal, al agregar al 0.30% el diferencial entre la Tasa Efectiva que presentó en el año que se toma como base para la amnistía y la arrojada por el sector.

Como consecuencia de lo expuesto, el costo para acogerse a la Amnistía Fiscal de la mayoría de los contribuyentes que han analizado la opción a la misma, le ha representado una carga similar o mayor al Impuesto Sobre la Renta que le fue liquidado al hacer su declaración original para ese período.

Una amnistía en cualquier manifestación de la vida de un ciudadano, y en nuestro caso, de un contribuyente, en el sentido etimológico de la palabra, es un perdón o facilidad que se le otorga para hacer algo, pero si esta al mismo tiempo le representa una carga altamente onerosa que le genera dificultad, tendría como resultado que el mismo, aún cuando tuviera las intenciones, desistiera de la misma.

En materia tributaria, las Amnistías pudieran ser consideradas como deformaciones del sistema, pues las mismas son atentatorias contra el principio de equidad, otorgándole facilidades y dispensas a incumplidores, en detrimento de los que consuetudinariamente cumplen a cabalidad sus obligaciones; sin embargo, hay que analizar las verdaderas causales para que sea decretada una amnistía fiscal:

a) En nuestro país, a raíz de la entrada en vigencia de los comprobantes fiscales, en la historia tributaria dominicana podrá hablarse de un antes y un después de los comprobantes fiscales, pues la fuente de información que se suple a la Administración Tributaria a través de este mecanismo de control, le permite a ésta otorgar un borrón para dejar atrás las deformaciones que haya acumulado el sistema hasta la fecha, a partir de los rigurosos mecanismos de control, que a través de ellos la DGII ha logrado.

 b) En el ámbito de las transacciones inmobiliarias, también es sabido que los rigurosos controles que ha establecido la Administración Tributaria, al momento del contribuyente oficializar los actos de transferencia,  con la consecuencia de las potenciales ganancias de capital envueltas en las mismas, como parte de la cultura manifestada hasta 6 ó 7 años atrás, en donde el costo que se oficializaba en transacciones inmobiliarias normalmente estaba muy por debajo del valor real pagado, ha generado la secuela de ganancias de capital ficticia.

 c) Es indudable que las moras acumuladas a partir de la vigencia de los comprobantes fiscales, por los ajustes efectuados por la administración tributaria, surgidos como resultado de las inconsistencias arrojados por el sistema de control de los comprobantes fiscales, al acumularse en el tiempo constituyen una carga pesada y difícil de afrontar por la situación de iliquidez presente en la actual crisis económica, que para nadie es desconocido, haciendo que se justifique una amnistía de recargos e intereses o de cualquier otro tipo de sanción acumulada por los contribuyentes en el tiempo.

 Si se toma en cuenta que la amnistía fiscal definida por el Gobierno conforme a la Ley 309-12, se emite primero con el objetivo de incrementar las recaudaciones por efecto de la acción fiscalizadora, sin fiscalizar, gracias a la acción del contribuyente de acogerse a la amnistía, y así contribuir con una cuota al déficit fiscal, debe esperarse que la decisión de contribuir que asumiría el contribuyente al acogerse a la amnistía no le represente una carga tan onerosa, que merme su flujo de caja, en una coyuntura en donde se requiere dinamizar la producción, es por ello que se sugiere a la Dirección General de Impuestos Internos revisar la tabla que se ha puesto a disposición de los contribuyentes en la Oficina Virtual, a través de análisis estadísticos, que permitan disminuir el sesgo que se observa en los promedios publicados, para que así la amnistía pueda surtir el doble efecto de: a) contribuir en lo posible a enfrentar el déficit fiscal y,  b) otorgar el perdón de los contribuyentes para que a partir de la fecha sus cuentas estén debidamente saneadas y acordes con los requerimientos de la nueva reforma fiscal, previamente aprobada.

Otros aspectos a considerar en la amnistía, es que en esencia la Ley otorga el perdón para fines de fiscalización o para fines de borrar las moras y sanciones a todas las obligaciones hasta el ejercicio fiscal 2011, inclusive, sin embargo, existen puntos que generan incertidumbre por el hecho manifiesto de algunos oficiales de la DGII, en el sentido de no otorgar el perdón a las moras existentes por concepto de retenciones, bajo el argumento de que la Ley expresa que la amnistía se refiere a Impuesto sobre la Renta e ITBIS, al efecto deben ser consideradas las siguientes reflexiones:

Dudas
+01 Si un contribuyente decide acogerse a la amnistía de fiscalización, aún cuando se haya preocupado de cerrar la brecha de contingencias fiscales para ambos impuestos y una vez efectuado el pago de los valores resultantes en función de los parámetros de la amnistía, le quedará la incertidumbre de que al concluir el proceso y cumplir con los requerimientos de la Amnistía, en los días subsiguientes recibiera la notificación de la  DGII para fiscalizarle en el domicilio las retenciones del ISR e ITBIS, esa sola incertidumbre podría constituir un obstáculo para que el contribuyente asuma la decisión de acogerse a la Amnistía, pues es de todos sabido que la mayoría de los contribuyentes, aún cuando traten de minimizar las contingencias fiscales contratando buenos asesores, le representa una carga onerosa y molesta la presencia de los fiscalizadores de la Administración Tributaria en sus establecimientos, por lo cual ese sólo hecho puede inducir a la decisión de amnistiarse, aún cuando sus libros reflejen mínimas contingencias fiscales.

Retenciones
+02 Las retenciones, tanto en el Impuesto Sobre la Renta como en el ITBIS son parte de dichos  impuestos, pues el efecto de una acción fiscalizadora, aún por omisión en efectuar las retenciones, repercutirían en el patrimonio fiscal del contribuyente.

Ha sido en acopio a ello que las anteriores amnistías fiscales, al referirse a la amnistía de fiscalización, han establecido que abarcará al ITBIS, al ISR y sus retenciones, según la Ley 183-07, o a los impuestos establecidos en el Código Tributario, según la Ley 11-01.

+03 En cuanto a la amnistía de deuda, los oficiales de las Administraciones Locales han manifestado objeción en el sentido de que no se aplique el perdón a los recargos e intereses correspondientes a las retenciones, probablemente bajo el mismo argumento; es bueno precisar que la Amnistía de manera expresa otorga el perdón a recargos e intereses, que en todo caso serían cargas que tendrían el mismo efecto que los recargos del impuesto a la renta corporativa pagados tardíamente; en cualquiera de los casos el efecto recaería sobre el patrimonio del contribuyente, por lo que las retenciones de ambos impuestos son a su vez Impuestos Sobre la Renta e ITBIS, y desde nuestro punto de vista quedan abarcados por la Ley 309-12 (no se debe olvidar que de hecho en la aplicación del  ITBIS el contribuyente de derecho es un retenedor del impuesto que paga el consumidor, quien es el contribuyente de hecho), la Ley de amnistía está liberando la cargo del ITBIS omitido además de los recargos e intereses a todo el que decida pagar el porcentaje de la tasa efectiva de tributación sobre sus ingresos.

Es por lo antes expuesto que llamamos a reflexión a las autoridades de la Dirección General de Impuestos Internos para que en aras de los objetivos de la Ley de amnistía aporten las debidas respuestas a estas interrogantes, de manera que el mayor universo de contribuyentes se acoja a la amnistía en el tiempo restante.    

El autor es consultor tributario

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Economía & Negocios