INAUGURADO EN GESTIÓN DEL PRESIDENTE FERNÁNDEZ

Nuevo hospital contra el cáncer nunca ha abierto

EL MINISTRO DE SALUD DIJO QUE TRABAJA EN LA SELECCIÓN DEL PERSONAL

  • El Instituto Nacional del Cáncer “Rosa Emilia Tavares”, dotado de modernos equipos. fue inaugurado hace cinco meses y aún no ofrece servicios, lo que provocó ayer la protesta de la Fundación Núcleo Femenino Acción por la Vida (Nufavi).

A casi cinco meses de haber sido inaugurado, permanecen cerradas las modernas  instalaciones, tanto en infraestructura como en equipos, del Instituto Nacional del Cáncer “Rosa Emilia Tavares”,  mientras la maleza crece a su alrededor dando la impresión de abandono.

Ayer,  pacientes  y representantes de la Fundación Núcleo Femenino Acción por la Vida (Nufavi), aprovecharon la conmemoración del Día Mundial de Lucha contra el Cáncer para protestar frente a las instalaciones y exigir su apertura a favor de la población.

Pidieron, además, que el Estado asuma el alto costo de la atención y el tratamiento de esa enfermedad.

Personas vinculadas al área temen que los modernos y costosos equipos instalados en el centro se dañen por falta de uso. No obstante, el ministro de Salud Pública, Freddy Hidalgo, aseguró ayer que se trabaja arduamente en la fase de selección del personal que laborará en el centro y que se espera que a finales de marzo abra sus puertas.

Dijo que los equipos no están corriendo ningún peligro, porque aunque no están funcionando, pues existe una compañía que se encarga de encenderlos cada cierto tiempo y darles el mantenimienot requerido.

Señaló que al ser un centro tan especializado, el personal que laborará en él debe responder a ciertos parámetros, y que existe una comisión que trabaja en su reclutamiento.

Precisó que para finales de este mes esperan iniciar la etapa de inducción del personal, que consiste en una especie de talleres sobre el compromiso con la institución.  Aseguró que el Ministerio de Salud Pública tiene mucho interés en que se abra cuanto antes ese centro, porque forma parte de la meta de atención de las enfermedades catastróficas, para lo cual el Gobierno dispuso de un fondo especial.

Controversia
Desde sus inicios, el nuevo centro, construido y equipado a un costo estimado de unos  5,000 mil millones de pesos,  ha sido motivo de controversias.  Las autoridades de la Liga Dominicana contra el Cáncer, que dirigen el  Instituto de Oncología Doctor Heriberto Pieter, han pedido que les sea entregado para  trasladar allí sus instalaciones, tal como se había concebido inicialmente.

No obstante,  meses antes de  su inauguración el Gobierno anunció que el centro permanecerá dentro de la red pública de salud, en cuya dirección se nombró a la oncóloga Catalina González Pons, quien por años dirigió el Instituto Oncológico. La Universidad Autónoma de Santo Domingo, en cuyos terrenos fue levantado el hospital, también ha exigido su participación en la dirección.

Para este año el nuevo centro tiene asignada una partida presupuestal de alrededor de RD$133,997,707.  El Ministerio de Salud Pública ha informado que el centro funcionará de manera independiente al  Oncológico Doctor Heriberto Pieter, el cual seguirá recibiendo la subvención y el apoyo que siempre ha recibido del Estado dominicano.

PIDEN EXPLICACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN
 Mientras los participantes en la protesta vociferaban “lucha por la vida, no al cáncer”, la presidenta de la Fundación, Ruth Rivera, se quejó que frente a ese nuevo centro exista un velo de misterio, porque no se ha explicado claramente quien asumirá su administración ni las razones por la que permanece cerrado. Dijo que mientras eso ocurre, los pobres se mueren sin poder pagar un tratamiento de cáncer, por lo que hay hombres y mujeres muriéndose en sus casas. “Aquí lo que hay son muchos negocios en salud y no vamos a permitir que este centro, construido con los recursos del Estado sea un negocio más”, agregó.